lunes, 20 de febrero de 2017

La celta que llegó de lejos - Capítulo 24 y último - La reunión

Marian dormía,  James contemplaba el rostro plácido y sereno de su mujer. ¿Cómo era posible amarla tanto, desearla tanto,  necesitarla tanto ? Se había convertido en lo más importante en su vida y no encontraba explicación para ese delirio por ella. Llamó su atención desde el primer momento que la vio de lejos, y a eso encontró un motivo: por:  allí llegan pocos extranjeros, pero al mismo tiempo sintió rechazo hacia ella. Era una contradicción pero así fue.  Probablemente en su interior presentía que sería la mujer de su vida y se resistía a ello. No era la única mujer con la que  había tenido un romance, pero si la definitiva, la que le daría un hijo, y la compañera del largo caminar por la vida.


Marian, se rebullía en la cama y por su rostro se marcaban signos de que lo que fuera que soñara no terminaba de gustarle.No pronunciaba ningún nombre, pero comenzó a inquietarse cuando ella decía palabras alteradas y un nombre:  Arthur.  Y recordó que esa mañana había acudido al cementerio a depositar unas flores a Lua. ¿ Tendría algo que ver con Arthur ?

Con caricias  y besos suaves, consiguió despertarla.  Ella abrió los ojos con extrañeza y los clavó en James y en un arrebato de inquietud, se lanzó al cuello de su marido, abrazándole frenética.

- ¡ Eh, eh ! ¿ Qué ocurre?- la dijo preocupado
- Nada,no ocurre nada.  Vuelve a dormir
- No Marian.  Has estado soñando muy inquieta y has pronunciado un nombre ¿ Ha ocurrido algo que yo deba saber?
- ¡ Claro que no ! Todo es debido a la expectación por la Reunión, y todo lo vividos días atrás.  No te inquietes esposo mio, todo está bien, yo estoy bien si es que algo te inquieta
 - Me inquietas tu. Estoy preocupado por ti. Hemos pasado una temporada extraña y aún no se ha terminado.  Estoy deseando que se celebre la Reunión, y aclaremos de una vez lo que ha sucedido en todo este tiempo que Arthur ha sido el señor.  El contable ha visto anomalías muy serias en las cuentas, y tratándose de él...
- Bueno, ya todo se aclarará. Sabes que Lua lo anticipo. Me da miedo ese hombre.
- ¿ Has tenido algún tropiezo con él ?
- No. Nada importante. Sólo... le encontré en el cementerio y me echó en cara el haber sacado a su antepasado de allí.  Eso es todo
- Así que ocurrió algo que no quisiste decirme. Que ocurrió algo entre tú y él.  Sabes que no me gusta que me mientas


- No te he mentido, nunca.  Sólo que no quiero más enfrentamientos.  Son personas dañinas; las quiero lejos de nosotros. Si te hubiera dicho algo ¿ hubieras ido en su busca ?
- Naturalmente que si.¿ Te ha hecho daño ?
- James sólo discutimos.  No quiero que le digas nada, porque lo consideraría como un triunfo, como que ha conseguido desestabilizar nuestro matrimonio.  Sé fuerte hasta la Reunión.  Estoy segura que después de todo eso, las cosas cambiarán
- Prométeme que si le vuelves a ver, te irás por otro lado.  No quiero que cruces ninguna palabra con él.  Ni buenos días.  No me fÍo de ellos, no después de saber lo de Lua.
- Está bien, está bien. Te lo prometo. Y ahora dejemos las disputas y pensemos solo en nosotros.
- ¿ Sólo en nosotros ? No sé a qué te refieres
- Yo creo que si James, Alexander, Kendrick MacDonald.  Lo sabe usted perfectamente.-.  James sonrió y la abrazó con fuerza.  Su mujer requería su atención y él estaba dispuesto a atender su requerimiento.


Y comenzaron a llegar los componentes de los distintos clanes Marian recordó aquella otra reunión de hacía tiempo, de la que tuvo que huir.  Pero de esta no se marcharía, muy al contrario asistiría a ella apoyando a James y con todas las galas de una MacDonald.  Sería la esposa del Señor del clan, estaba segura de ello, se lo había anticipado su confidente, pero además quedaría todo muy claro y Arthur, sería desenmascarado de sus artimañas y de otras cosas graves que se habían descubierto.  Esperaba que de una vez por todas la estirpe de MacDonald desapareciera de sus vidas.  No merecían pertenecer a ese clan, no eran honrados ni leales; sólo pensaban en sus propios intereses, y lo habían hecho desde tiempo inmemorial.

Y dio comienzo a la reunión, con unas palabras de saludo reclamando la presencia del actual Señor que no se encontraba en la sala. Acordaron esperar unos minutos y si no apareciera dar  comienzo a la lectura del orden del día y a discutir todos los asuntos pendientes.  Hasta media hora esperaron a que Arthur llegase,  cosa que no fue posible dado que el  mencionado, había partido la noche anterior con rumbo desconocido, y cerrado su casa.  Ni rastro de él.  Un murmullo de extrañeza corrió en boca de todos los asistentes  Sólo James, Megan y Marian, sabían la verdad de todo.

- Bien, en vista de lo ocurrido, procederemos a nuestro índice y es  revisando el saldo en las cuentas del Clan, que por cierto son bastante extrañas.  Se os dará una copia a cada uno de vosotros para que sepáis lo ocurrido, algo que por otra parte justifica la  repentina marcha de quién debiera estar presente.  Como segundo objeto procede la revisión de la última reunión del clan de la que salió elegido Arthur.  Creo conveniente unas  disculpas a nuestro Señor anterior, por habernos dejado influenciar por las artimañas de quienes deseaban desbancarle. Bien, eso ya no tiene arreglo, y propongo sea restituido como Señor a James, Alexander, Kendrick MacDonald.

Una ovación estalló entre los presentes, y Marian sintió un nudo en su garganta.  Tomó la mano de Megan sonriendo  las mujeres satisfechas, por lo que que era obvio: su rechazo fue una mala elección. Pero el representante y tesorero continuó hablando recalcando sus palabras y mirando directamente a James


- Mi Señor, nunca debimos prestar atención a las insidias de quienes no merecían pertenecer a este clan, y por ello pido que sean desterrados de nuestras filas y arrebatarles el derecho de ese honorable apellido, ya que no lo merecen. Te ruego, y a tu esposa, a la que humillamos sin razón, disculpéis aquel mal día.  Cumplís sobradamente los requisitos para ser Señor, además de que contáis ambos, con nuestro reconocimiento.  Decid ¿ Aceptáis ? - James se levantó mirando a su mujer y  dijo:
- Acepto las disculpas por la humillación que mi mujer sufrió en aquella reunión. Dísteis a entender de que no servía para ser madre como habéis visto, sólo vuestra impaciencia hizo tomar decisiones apresuradas que ocasionaron un gran disgusto en mi casa, por el significado que ello tenía.  Pero también he de agradeceros que aquella circunstancia hiciera que supiéramos la verdad de lo ocurrido y restituir el buen nombre de Lua y Kendrick, de los que nunca se debió dudar y que sólo una mente malvada pudo llevar a cabo.  Pero ha pasado mucho tiempo; ellos reposan donde les pertenece, y como veis vamos a tener nuestro primer hijo.  El primero de los que vendrán después, si Dios así lo quiere.  Por tanto acepto nuevamente mi nombramiento.

Todos aceptaron plenamente el nombramiento con satisfacción. Entraban en una buena época en la que todo volvería a la normalidad.  James se dirigió al lugar en donde estaban su mujer y su madre, y las abrazó emocionado.  Todo estaba en su lugar.

Cuando procedían a la firma de los documentos, en el silencio de la sala, se oyó una voz de preocupación. Era Megan dirigiéndose a Marian:

- Hija, ¿ qué te pasa ?
- Megan... ya viene
- Pero aún no tocaba- dijo su suegra
- Lo sé, pero ya viene
- James, tu hijo está de camino. Deja lo que estés haciendo y atiende a tu mujer que te necesita.  Ahora.


 Todos se volvieron en dirección en donde Marian apretaba su vientre con ambas manos y James de dos zancadas estaba a su lado .  La miraba entre temeroso y emocionado. La beso y abrazándola la condujo fuera de allí, y rápidamente se dirigieron a la clínica.  Llegaba al mundo James, Kendrick, Alistair Glenn Loureiro,  hijo del Señor del clan MacDonald

Y tras largas horas de parto Marian dio a luz a su primer hijo, mitad escocés, mitad español.  Como era de rigor llevaría los nombres de sus antecesores y sería un nuevo integrante del clan MacDonald. James estaba pletórico de felicidad: su hijo era fuerte y hermoso, y tenía la mezcla de las dos razas celtas que portaban sus padres. No cesaba en alabar a la madre y al hijo,  igual que Megan.  Los cuatro viajarían a España cuando el niño fuera un poquito mayor, para que sus otros abuelos le conocieran.

Y así lo hicieron, y Megan les acompañó.  Pareciera que había rejuvenecido desde que  Marian entró en sus vidas, y es que ambas mujeres se complementaban a la perfección. La una pensaba que era una hija, y la otra al no tener a su madre al lado, la tomó como a tal, y la armonía entre ellas era perfecta.  Y ahora cuidaría de su nieto: volvería a vivir la infancia de James.   Y sus ojos volvieron a tener esa luz especial de cuando se es feliz.

Y llegaron a Galicia, y su familia española, lo celebró grandemente, y ambas abuelas conectaron a la perfección y quedaron asombrados al relatarles la historia de lo ocurrido con Lua y Kendrick.  Se alegraron de que todo puedese volver a sus cauces y tendrían  un nuevo final para transmitir a generaciones venideros al relatar la aventura que llevó a una pareiente suya a llegar a ser Señora de un clan escocés.  Ahora supieron el final de la historia, lo que originó otra de amor y concordia que aún no tenía escrito el final.


Y quisieron hacer un tramo del Camino, y James con su hijo en un canguro, dando la mano a Marian y ésta a Megan hicieron el último trecho hasta El Monte do Gozo desde donde pudieron contemplar la magnificencia de la Catedral.  Era un deseo de James desde que conoció a Marian, y tras los elogios de su primo Edwin, que al fin pudor cumplir junto a su familia. Estaba seguro que amaría a esa tierra, porque era la tierra de ella, y vendrían más veces a visitar a su familia española, y haría todo lo posible porque ellos también conociesen las Highlands y se sintieran como en casa.
Estaban viviendo una realidad, pero más bien parecía un cuento para relatar al amor de la lumbre en la noche de Samhain.


                                               F    I    N

Autora: 1996rosafermu
Editado:  Enero de 2017
Ilustraciones:  Achivo de 1996rosafermu
DERECHOS DE AUTOR RESERVADOS

No hay comentarios:

Publicar un comentario

ENTRADA DESTACADA

La infiel - Capítulo 14 - Luz en la oscuridad

No obstante, y creyendo que James estaría comprometido, quiso escribirle una carta, que entregaría a sus padres y ellos obrasen como mejor ...