Amor en la Red - Capítulo 1 - Vacaciones

En el apartamento de la playa  había gran actividad. Las amigas acababan de llegar procedentes de Madrid, y estaban ansiosas por disfrutar del mar y del sol. Comenzaban sus tan ansiadas vacaciones de verano y  Julio era un mes perfecto para disfrutar en Gandía:  no hacía excesivo calor, pero si  el suficiente como para tomar el sol y darse un baño en el mar.

- Dejadlo todo y vamonos. Cuando volvamos desharemos las maletas. Vamos, vamos - dijo Carmita azuzando a sus compañeras.

Tres de ellas,  eran compañeras en el bufete donde trabajaban:  Carmita, Agustina, e Ingrid, nuestra protagonista. Susana, Isabel y Marta trabajaban en las oficinas de una multinacional.

- Esperad - dijo Ingrid - me falta ponerme el biquini.  ¿ Dónde lo habré puesto ?

- ¿ No lo encuentras?- preguntó Carmita -, no te preocupes yo te dejo otro

- ¡ Por fin !, aquí está. Enseguida estoy lista

Las seis muchachas provistas con las toallas, el aceite solar y unas hamacas, iban calle adelante rumbo a la playa.  Reian y miraban a los chicos que presumidos lucían su palmito y su recién adquirido moreno playero.   Ellos de reojo se complacían al observar que entre las féminas causaban furor, sin saber que eran objeto de las bromas de ellas. 

Buscaron un sitio frente a uno de los kioscos con el fin de tener cerca el chiringuito por si la sed hacía acto de presencia y poder tener a mano un refresco o una cerveza fresquita.  Extendieron su toalla, se untaron la crema solar y comenzaron una charla referente a la conexión reciente que una de ellas tenía en una conocida red social
-  Cuéntanos, Marta, estamos impacientes por saber de " tú " conquista-  dijo Ingrid

- Anda si, cuéntanos algo - dijeron el resto a coro

- Pues veréis. . . es guapísimo, pero está tan lejos. . . Ya nos hemos mandado una fotografía, pero claro, a saber si la que él me ha enviado es real.  Porque en estas cosas ya se sabe: te mandan algo espectacular y luego todo es mentira.

- Pues yo que tú, no me haría ilusiones - apostilló Ingrid -  He oido que hay muchos casos que llegan a algo serio y a la hora de verse en persona, no tiene nada que ver con la foto que se habían mandado.  Los casos se dan igual en hombres que en mujeres. En el despacho hay multitud de reclamaciones, porque hasta se habían casado ¿ verdad Carmita ?

- ¡Ya lo creo!, y con muchos problemas - aseguró la compañera de Ingrid. Pero es divertido si no te buscas complicaciones.  Se puede ser amigo solamente ¿ qué malo hay en ello?  Yo tengo una vecina que chatea desde hace más de un año con un chico australiano. En Semana Santa vino a conocerla y ahí siguen; él tiene su novia en Melburne y ella su novio en San Sebastian y, no pasa nada. Te puedes escribir simplemente como amigo.




Ingrid


- Pero yo creo que Marta se está entusiasmando demasiado -, comentó Agustina

- Bueno ¿ quién se viene al agua ? -, preguntó Isabel - Me voy a dar el primer baño de mis vacaciones. ¡¡¡ Viva !!!- y dando un salto de alegría, corrió por la arena en dirección al mar.

Comieron un bocadillo y permanecieron en la playa hasta casi entrada la noche.  Estaban deseosas de descanso. Durante el invierno y primavera, el trabajo había sido intenso y estresante, por tanto, disfrutarían a tope de sus bien ganadas vacaciones.

Era casi de noche cuando llegaron a casa y comenzó el desfile de duchas para quitarse la arena y acicalarse.  Saldrían a cenar y después tomarían la brisa nocturna sentadas en una terraza, o quién sabe si no acudirían a alguna discoteca.  Por el Paseo Marítimo, siempre estaban los estudiantes sacándose algunos euros, repartiendo entradas gratis para Bacarrá o para el Hotel Bayren.
Por ser la primera noche de asueto y como extraordinario, cenaron en una marisquería y después de dar un largo paseo por la orilla del mar, decidieron irse a dormir.  Estaban cansadas. A pesar de que la distancia que separa Madrid de Gandía es sólo de unas cuatro horas, en coche, la excitación del viaje y el día de playa, las había agotado ligeramente.  No se durmieron inmediatamente, sino que se reunieron en una misma habitación e incitaron a Marta para conectarse con su amigo de la red.  No se hizo de rogar e inmediatamente obtuvo respuesta de él, ante los aplausos y alborozo de las chicas.
Tras las preguntas de rigor: "¿cómo estäs?, ¿ qué estás haciendo ? ", etc. Marta comenzó a relatar el principio de sus vacaciones. Le dió el nombre de sus amigas, y poco más.  Las chicas asistían divertidas a la " charla", pero comprendieron que tenían que dejarles solos y, además el sueño amenazaba sus ojos, por lo que decidieron irse a la cama.  Marta aún siguió un buen rato chateando con su amigo.  Todo rutinario, intrascendente ante la frialdad de la conversación. 

 Ingrid se quedó leyendo antes de dormir, y cuando comprendió que había terminado, pidió a su amiga le enseñara la foto del chico.  Marta así lo hizo ante la complacencia de Ingrid


- ¡ Dios mio, Marta ! es muy guapo ciertamente. Ten cuidado amiga, no te entusiasmes demasiado.- y dando un bostezo, dejó el libro en la mesilla y se arrebujó en la cama disponiéndose a dormir.
- Hasta mañana Ingrid

-Hasta mañana Marta. Que duermas bien.

Y de esta forma dieron por finalizado el primer día de sus vacaciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

ENTRADA DESTACADA

La infiel - Capítulo 14 - Luz en la oscuridad

No obstante, y creyendo que James estaría comprometido, quiso escribirle una carta, que entregaría a sus padres y ellos obrasen como mejor ...

ENTRADAS POPULARES