viernes, 25 de noviembre de 2016

Los O'Connor - Capítulo 7 - Ultimatum

Iris pasó la noche muy inquieta, nerviosa. Iba de una lado para otro de la habitación tratando de asimilar la situación que se había planteado. No quería casarse, no quería un matrimonio tan forzado, tan extraño, con una persona a la que a penas conocía y, además no la quería ver ni en pintura. De repente se dijo

- Si no hay otra solución, sea, pero impondré mis propias reglas. Si no las aceptan no habrá boda. Eso seguro,  seguro

Se levantó temprano y en cuanto Phillip y Susan hicieron lo mismo planteó lo que durante toda la noche había estado pensando: Brendan no sabría nunca que iba a tener un hijo. Cuando lo expuso, los hermanos se miraron sin pronunciar palabra , y fue Susan la que expuso su pensamiento

- Pero hija, tiene derecho a saberlo ¿ cómo vas a ocultárselo, es imposible. No estoy de acuerdo, no puede ser.
- Así será, de lo contrario por mucho que os empeñéis no me casaré.



Phillip no daba crédito a lo que con tanta decisión decía Iris. La opción era firme, nunca le había visto más segura de sí misma. Tardó unos momentos en dar su respuesta, y al fin comentó

:- Hablaré con tu tío, le expondré tu petición, y veremos qué pasa. Por favor piénsalo bien antes de dar ningún paso

- Lo he pensado durante toda la noche; este bebe será mío solamente. Ya veis que ni siquiera ha llamado por teléfono, señal inequívoca de que no nos quiere. En el caso de enterarse le daría lo mismo. Si no es así, como os lo he explicado, no me uniré a esa persona, de ningún modo.

Phillip llamó a su hermano y le expuso lo que Iris había exigido para "salvar el honor de la familia".
Sean estuvo madurando la petición. Había tenido la noche anterior un serio altercado con Brendan pues éste había rechazado de plano el contraer matrimonio con Iris.

- Es una niña , no me voy a atar a ella de por vida, no la amo ni siquiera me siento atraído por ella.
Es una persona muy simple. No, no me casaré, ni hablar.. Por mucho que os empeñéis, no lo haré

Sean apeló al honor de la familia y trató de convencerle con el argumento de que a lo sumo estarían casados durante un año y además viviendo en distintos lugares. Al contraer matrimonio civilmente el divorcio sería más sencillo y cuando los rumores del escándalo se hubieran calmado se separarían y cada uno podría hacer lo que quisiera. Brendan se quedó callado y le dijo

- Si es con esa condición, me lo pensaré. No durará más de un año, de lo contrario el escándalo que provocaré será tan grande que tendrás que irte a vivir a otro continente
- Te lo prometo, no durará más de un año


Pero eso había sido la noche anterior, y ahora había otro escollo. No podían esperar mucho puesto que a Iris se le notaría en breve. A Sean le agradaba la idea de convertirse en abuelo y además de Iris, pero el ultimatum que ella había dado, desbarataba todos sus planes. ¿ Cómo enfocarlo ? Brendan debería saber que su acto iba a tener consecuencias. Por otro lado, recordando lo que él planteó la noche anterior, le hizo reflexionar y pensó .

-Bueno que así sea, de cualquier forma se enterará, pero cuando eso suceda la situación ya se habrá normalizado

Descolgó el teléfono y llamó a sus hermanos. Phillip habló con Sean durante largo rato, y al final le dijo

- Di a Brendan que necesito verle cuanto antes, y no te preocupes no le comentaré nada, pero preciso hablar con él. Iris no le verá; será un encuentro breve, pero hay algo que tengo que solucionar cuanto antes. Es un poco urgente
-Yo le transmitiré tu deseo y no creo que ponga ningún inconveniente, máxime si no tiene que entrevistarse con Iris. Te comunicaré la fecha de vuestro encuentro, pero debes pedirle alguna explicación. Esta situación es tan incómoda para ti como para mi
- No perdona, para mí es más complicada, ¿ no crees?.- Y colgaron el teléfono. Por la noche fue Brendan el que llamó y quedaron en verse a la siguiente semana.

Phillip planteó que Susan e Iris fueran a comprar la casa que iba a ser su hogar durante un tiempo en un pueblecito de pescadores y que ellos conocían de haber pasado las vacaciones de verano. De esta forma él estaría libre para entrevistarse con Brendan. No iba a ser una entrevista agradable por la tremenda decepción que le había producido, que precisamente él, se hubiera comportado de tal manera
.
En la fecha fijada llegó Brendan a Madrid y se entrevistaron en el hotel donde se había hospedado. La situación era tensa. Los dos hombres se miraban fijamente y ninguno de los dos articulaba palabra, no sabiendo cómo romper ese silencio. Fué Phillip el que se adelantó con una simple pregunta : ¿ por qué ?
Brendan bajó la mirada y le contesto apenado:

- No se tio Phillip. No sé lo que pudo pasar por mi cabeza. No tienes idea de la pesadumbre que tengo y no sólo por ella, también por ti. Imagino que el cariño que me tenías lo habré perdido y espero subsanar  mi error con este disparatado matrimonio que va a truncar nuestras vidas tanto a ella como a mi. Reconozco que tengo que pagar las consecuencias de lo que hice, y aunque no lo creas siento que ella se vea envuelta en esta situación. Es una buena chica y yo me aproveché de su inocencia. Si pudiera dar marcha atrás lo haría sin dudar. Es una niña muy divertida y lo hubiéramos pasado bien como amigos, si yo no hubiera hecho algo que no debía. Lo siento tío, lo siento mucho


Estaba verdaderamente apesadumbrado, como si en ese momento se diera cuenta de las consecuencias de su delito. Maduró en cuestión de horas. Ya no era un chico alocado ahora era responsable de su acción. Mientras le escuchaba, Philip , pensó

- No tienes ni idea de la verdad. No la creerías -  Siguieron los reproches, las explicaciones y al cabo de un rato Phillip le explicó lo que quería de él:

- Brendan, dentro de poco serás el responsable de la Compañía, tendrás el mando de todo y yo quiero dejar arreglado un asunto que me preocupa. Ni Iris ni Susan saben nada de esto, por lo que te ruego no lo divulgues. No me encuentro bien y por si a mi me ocurriera algo, quiero que seas el tutor de Iris, que la cuides y la protejas. Que la aconsejes respecto a las acciones del capital, ya que ella será mi heredera universal. Nadie mejor que tú, su esposo, para cuidar de sus intereses. Si ya sé, serás su marido por una temporada, pero también se que eres leal y cuando das una palabra la cumples y quiero que me asegures que cuidarás de ella, pase lo que pase

Brendan no se esperaba aquello. Se preocupó no tanto por el encargo, sino por la salud de su tío, el que más quería. ¿ Qué es lo que le pasaba? De aspecto esta bien, un poco delgado y con cara triste, pero lo achacó a la especial circunstancias que estaban viviendo.

- Te prometo que la cuidaré y protegeré siempre, pase lo que pase. Cualquiera que sea el destino de nuestras vidas, siempre estaré cerca de ella . Pero ¿qué es lo que te ocurre, no será que estamos todos más sensibles por la situación?


- No hijo, tengo una lesión en el corazón desde hace tiempo. Nunca he comentado nada con Iris, bastante tenía la pobre con superar las cosas que le han ocurrido a lo largo de su corta vida, y te ruego que permanezcas callado mientras yo viva. Después, si falto, a la apertura del testamento da a conocer todo lo que he dispuesto. El abogado , ya conoces su nombre, tiene un video con el testamento y mis instrucciones que dará a conocer a todos.

Brendan se tornó muy preocupado. Su tío tenía todo bien dispuesto, señal de que en verdad algo le ocurría. Comieron juntos y a media tarde se despidieron. Brendan volvió a Irlanda y Phillip un poco más tranquilo se dirigió a su casa para hablar con las "chicas" como él las llamaba.

-Menos mal que está Susan con nosotros. No sé cómo me las hubiera arreglado con Iris, mi pequeña. ¡ Qué pronto te ha tocado madurar !. Estela tendrás que perdonarme, no supe cuidar bien de ella. Me pesará toda la vida - . . Y poco a poco se encaminó dando un paseo hasta llegar a su domicilio.

Sean pensó que había que acelerar la boda de Thomas y Maureen porque de esa manera taparían un poco la otra boda, si acaso trascendiera lo ocurrido y además Iris no podía esperar.
Maureen y Thomas se casaron felices.

- ¡ Qué distinta esta boda de la mia -. pensó Brendan que se convertiría en hombre casado en unos pocos días.

Aún quedaba por solucionar quién iba a representar a los contrayentes. Para ello Brendan habló con su mejor amigo Clive, y le pidió el favor de que fuera él quien tuviera su lugar en España. Tuvo que contarle la verdad , lo que él conocía. Clive aceptó y se dispuso a organizar el viaje y a contactar con Philip e Iris. La novia en Irlanda sería una amiga de la pandilla que se brindó encantada, soñando en que quizás algún día se hiciera realidad.

Tía Olivia al enterarse de todo despotricó lo que no estaba escrito. Ella tenía pensado que Brendan se casara con su hija y de nuevo la española, la hija de la española, le hacía la jugarreta. Otra vez se repetía la historia. Por algo la odiaba hasta la exasperación. ¿ Pero qué es lo que creen? A ella no se le pueden hacer estas cosas, jamás lo perdonará. A Julianne le tenía sin cuidado, ya que Brendan no era su tipo y no tenía la intención de convertirse en su esposa, no le gustaba para marido, sólo como amigo. . Su amor secreto era Clive, aunque él no se había percatado de sus preferencias. Y llegó el día de la boda. En ambos hogares reinaba la tristeza. Thomas en viaje de luna de miel llamó por teléfono a su hermano para animarle un poco, pero Brendan estaba triste y nervioso, no queriendo hablar con nadie.

- Venga daos prisa, salgamos de esto cuanto antes -, le dijo a su familia.

En Madrid, Clive había ido a recoger a Iris , Susan y Philip, que ya estaban preparados y aunque aparentaban estar contentos, la sensación era bien distinta. Iris, muy pálida, ni siquiera hablaba y le pedía a Dios que al menos en esa mañana no le diera ninguna náusea para que Clive no se enterará de la realidad, y de esa forma desapareciera el peligro de que Brendan lo supiera. La ceremonia fue breve, escueta en ambos lados del mar Una vez finalizada, Brendan se fue a trabajar como si tal cosa. Quería olvidar lo que hacía poco tiempo acababa de vivir.

Iris, Phillip y Susan organizaron a Clive una comida algo especial para agradecerle su colaboración. El muchacho no dejaba de mirar el rostro de Iris. No sabía qué es lo que le encontraba pero lo veía raro. Lo achacó a lo especial de la situación y prestó atención a la conversación banal que se mantenía mientras comían.

Aquella noche ninguno de los contrayentes pudo dormir Iris lloraba desesperada ante lo irremediable; Brendan no dejaba de pensar en ella y en su tío, en la revelación y promesa que había conocido no hacía mucho tiempo.

Iris, Susan y Phillip , al fin se instalaron en el pueblecito de pescadores que habían elegido para vivir. Empezó a estudiar y a cuidar de su embarazo que cada vez se hacía más patente
Brendan vivia algo alocadamente. Cada día salía con una chica distinta, se acostaba tarde, pero no dejaba de acudir a su trabajo como, si quisiera olvidar todo, durante las horas que pasaba en la Compañía, pero no siempre lo lograba.

Y así llegó la hora del alumbramiento. Desde hacía tiempo sabían que iba a ser niña. Iris dijo que la llamaría Victoria, en honor a su abuela,

- El hecho de que su padre no sepa de su existencia, no impide para que algún día conozca que tenía otra abuela además de Estela -, , pensó. Y porque desde el fondo de su alma no podía olvidar al padre de su hija y lo distinto que hubiera sido todo si las cosas no se hubieran precipitado.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

ENTRADA DESTACADA

La infiel - Capítulo 14 - Luz en la oscuridad

No obstante, y creyendo que James estaría comprometido, quiso escribirle una carta, que entregaría a sus padres y ellos obrasen como mejor ...