La infiel - Capítulo 4 - Una llamada en la madrugada

Ya en casa, en su dormitorio, Elva lo miraba todo como si fuese la primera vez que lo viera.  Todo permanecía en su sitio, estaba lo mismo, pero después de tanto tiempo fuera de casa, le resultaba extraño. Se sentía algo cansada y, se tumbó en la cama  Hacía tres días que Frederick le había pedido perdón, y echó la vista atrás, recordando el día que recibió la noticia de su accidente. ¿ Cuánto había pasado dos, tres años? o quizá menos.  : Había perdido la noción del tiempo.



En el silencio de la noche, aquella llamada de teléfono aún retumbaba en sus oidos. Se despertó sobresaltada al escucharlo.  Pasó su mano sobre las sábanas y se dio cuenta que Frederick aún no había regresado.  Un mal presentimiento invadió su cabeza.  ¿Habría tenido un accidente?  Miró el reloj y vio que eran las cinco de la madrugada.  Sin duda sería una mala noticia; nunca había llegado tan tarde.

Muerta de miedo, descolgó y escuchó una voz al otro lado que no le resultaba familiar.  A la velocidad del rayo, su cabeza pensaba, pasando de una idea a otra

- Quizá sea una equivocación -, se dijo.  Pero no lo era.  Un  policía le  anunciaba  que su marido había tenido un accidente y estaba ingresado. Y le rogaban  fuera lo más rápido posible, porque su situación era de extrema gravedad.  Estaba perdida tratando de asimilar lo que le comunicaban y entonces, sin saber porqué hizo una pregunta que en realidad sabía, pero para ella fue primordial el saber que estaba en lo cierto

- Perdone, ¿ iba solo?
- No señora, le acompañaba una joven que ha resultado muerta - Y sólo pudo decir
- Gracias. Voy para allá inmediatamente.

Olivia había oído también el timbre del teléfono, y al ver que su padre no estaba y que Elva estaba pálida como una muerta, supuso  que su padre estaba ¿ muerto?., preguntó angustiada.  A Elva no le salían las palabras de la boca, por eso respondió a su hija con la cabeza indicándole negativamente.

- Hemos de ir al hospital de inmediato - Es todo lo que pudo decir.


Y llegaron cuando le estaban interviniendo.  Esperaron horas ante el quirófano.  Olivia lloraba sobre el regazo de su madre, que había omitido el fallecimiento de la otra persona. Evitaría supiera que su padre iba con una amante, una de tantas. Le tenía sobre un pedestal, y ahora lo que menos necesitaba era saber que su padre era un redomado sinvergüenza  Ya tendría tiempo de explicárselo.

  Era media mañana, cuando la puerta del quirófano se abrió dando paso a un médico, que les informaría de todo.  Las miró y buscando las palabras más suaves que se le ourriera, pero sin disfrazar la gravedad, les diría todo lo ocurrido.

- ¿ Son ustedes familiares  de Frederick Shephard? - Con voz débil, Elva respondió.

 Ahora era ella el cabeza de familia; tenía que ser fuerte por su hija que estaba destrozada y temerosa de lo que tendrían que decirles.
- Así es doctor. Somos su hija y su esposa.
-¿ Están ustedes solas, no les acompaña nadie?
 -No doctor. Los padres de mi marido viven en el extranjero. Somos su ´única familia en estos momentos.
Bien, pues acompáñenme a una sala.  Hemos de sentarnos; les explicaré todo cuanto hemos hecho y lo que queda por hacer

El médico amablemente, las condujo hasta un pequeño despacho dentro del departamento de los quirófanos.  Era una sala de descanso de los médicos. Las hizo sentarse y les sirvió sendos vasos de agua.  A Elva todos estos preparativos la llenaban de alarma.  Pensaba que iban a decirles que posiblemente falleciera en las próximas horas, o que no habían podido hacer nada por su vida, o... Cortó sus reflexiones cuando el médico comenzó a explicarles la situación del paciente:


- Le hemos pasado a la UVI. No voy a engañarles ni a darles falsas esperanzas; está muy, muy grave.  Las siguientes veinticuatro horas serán decisivas para saber si hemos conseguido salvarle la vida.Le  podrán ver a través de un cristal.  Estará sedado y por lo tanto dormido durante bastantes horas.Las lesiones que ha sufrido son muy serias. Ha perdido un riñón y el otro está seriamente dañado.  Si conseguimos salvarle, tendrá que someterse a diálisis hasta ver si se puede hacer un trasplante, pero eso será a largo plazo, cuando esté recuperado.  Se ha lesionado la columna, y ha quedado inválido de medio cuerpo hacia abajo.  No podrá caminar ni podrá tener ninguna función que dependa de esa parte del cuerpo.  Irá sondado para evacuar la orina y las deposiciones veremos como las realiza, o si tendrá que llevar una bolsa para ello.  Eso se verá más adelante, a medida que veamos su evolución. Podrá pensar, ver , oir y moverse de medio cuerpo hacia arriba, pero no podrá tener relaciones sexuales. Como la he dicho, toda esa zona está paralizada.  Lamento darles estas noticias, pero ha sufrido unas lesiones muy, muy graves.  Es joven fuerte y sano, así que de momento descartamos su muerte, pero el organismo no sabemos como reaccionará.  Por eso les repito que las primeras veinticuatro o cuarenta y ocho horas, serán decisivas, pero deben estar preparadas por si acaso surgiera alguna complicación.   Podrán consultar conmigo o con cualquiera de los doctores que hemos intervenido en la operación. Hemos sido  Urología, Traumatologia y Neurología, por si tuviera alguna lesión neurológica, cosa que no ha ocurrido.  De momento no puedo darles más información hasta pasadas  unas horas.  Podrán saber su evolución hablando con el internista de la UVI, que les atenderá a cualquier hora del día o de la noche, pero verle , solo podrá ser cinco minutos por la mañana y lo mismo por la noche.  Y ahora vayan a descansar aquí no pueden hacer nada.
-¿ No podemos estar aquí? No le molestaremos - dijo llorando Olivia
- ¡ Claro que sí! pero tendrá que ser en alguna sala de espera.  Esta sección ha de estar totalmente despejada por el bien de los pacientes. Si van a cafetería o van a estar en la sala, avisen a la enfermera del control para que sean localizadas inmediatamente si surgiera algo. ¿ Desean hacerme alguna pregunta?
- No doctor, gracias.  Nos lo ha explicado todo muy bien y muy claro.  Ahora debemos pensar en nuestra actuación, cuando hayamos asimilado la noticia.
- Bien, pues entonces, si me lo permiten, me retiro.  Ha sido una noche muy larga y dura.  Buenos días.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

ENTRADA DESTACADA

La infiel - Capítulo 14 - Luz en la oscuridad

No obstante, y creyendo que James estaría comprometido, quiso escribirle una carta, que entregaría a sus padres y ellos obrasen como mejor ...

ENTRADAS POPULARES