lunes, 25 de abril de 2016

Los O'Connor - Capítulo 3 - Madurez, adolescencia y tía Susan

El tiempo pasó para Sean, pero los chicos necesitaban una mano femenina que cuidara de ellos mientras él atendiendo a  la dirección de la Compañía se trasladaba con frecuencia de un pais a otro. Nunca había viajado tanto; quizá sintiera la necesidad de hacerlo y no encerrarse en casa, en su soledad y echando cada vez más de menos a Victoria. . En uno de esos viajes entabló amistad con Louise, una mujer muy atractiva de origen francés,  aunque ella residía en Canadá. Era culta, de conversación amena, simpática y extrovertida.


El necesitaba compañía y poco a poco se sintió atraído hacia ella. También  había quedado viuda hacía algún tiempo y también se sentía sola a pesar de que no le faltaban amistades, pero  necesitaba estabilidad. Estaba cansada de viajar buscando compañía con la que compartir su vida de nuevo, y así sin darse cuenta Sean y Louise se sintieron atraidos, y al final decidieron unirse  y tratar de llevar juntos una vida que estabilizara la de sus hijos un poco desbocados, que se estaban criando solos sin su padre y por supuesto con la ausencia irremediable de Victoria.

Se casaron civilmente en Quebec.  Sean la puso al tanto de la historia de su vida y ella le acepto con todas las consecuencias.  Louise  también tenía sus anécdotas, pero juntos decidieron darse una oportunidad de ser felices, y así regresaron de nuevo a casa. Los chicos la aceptaron: era simpática y se puso de parte de ellos desde el primer momento, pues comprendió que aquellos muchachos ya adolescentes estaban necesitados de amor, que su padre les negó para refugiarse en su propio dolor, olvidando que los chicos habián perdido a su madre. Unos meses después llegó tía Susan. Es la tía simpática, soltera, divertida y hasta un poco juerguista que en casi todas las familias existen. Fue la rebelde de la familia, la que se negó a casarse con alguien al que no quisiera y por tanto se fue de casa en cuanto su edad se lo permitió. Estableciéndose en Nueva York. Pero sentía la nostalgia de la familia y regresó de nuevo, en principio,  por una temporada, pero  los acontecimientos hicieron que ella permaneciese en Irlanda  más de lo que hubiera  previsto. Ambas mujeres congeniaron perfectamente y más que cuñadas, llegaron a tenerse el mismo cariño que se tienen las hermanas.


Sean dejó de viajar con tanta frecuencia y permanecía más tiempo en casa para  alegría de toda su familia.


Los chicos fueron introducidos en la compañía empezando a conocer los entresijos de los negocios. Brendan demostró que  estaba capacitado para desempeñar el papel que se le había asignado al nacer. Thomás llevaría  la sección de adquisiciones de arte para el que estaba muy dotado. Brendan  era un chico guapo muy solicitado por las muchachas de la zona y siempre rodeado de amigos de su misma escala social, pues era muy divertido. Thomas era también muy atractivo; el no tenía tantas amistades femeninas como su hermano ya que  había conocido a una muchacha de la que se había enamorado y le había jurado amor eterno.

Phillip había permanecido soltero. Su amor había sido Estela y tenía la responsabilidad de la educación y cuidado de Iris, que ya apuntaba  a una mujercita preciosa. Un poco delgaducha y tímida, pero con los mismo ojos negrísimos heredados de su madre. Aparentemente no se parecía mucho a ella, pero a medida que se hacía mayor sus facciones iban pareciéndose más a las de Estela. Era una buena chica: responsable, estudiosa, adoraba a Phillip. Jamás le dió un disgusto ,tan sólo le enfadaba un poco el que no supiera hablar inglés tan correctamente como él hubiera deseado, a pesar de que todas sus conversaciones versaban en ese idioma.



Una mañana al recibir las notas de los estudios decidió que durante las vacaciones de verano la enviaría a Irlanda y allí lo perfeccionaría. Llamaría esa misma mañana a Sean y le encomendaría durante unos meses la custodia de Iris, a pesar de que Sean se mostró remiso a complacerle.  No se debía a la presencia de Iris, sino al recuerdo de Estela.  Decídió con la muchacha partir hacia  Donegal,  lugar de residencia de la familia O'Connor,  al día siguiente de terminar el curso en España . Y así ocurrió..

 Le recordaba la víspera de aquel viaje que,  junto con su hermano,  emprendió hacia Madrid, hace ya muchos años.  Los mismos nervios , la misma emoción, la misma alegría de Iris: se iba al extranjero, era su primer viaje e iba a conocer a la familia de su padrino.    Quería comprobar si eran tan adustos como ella imaginaba    Al fin conocería al tío Sean, con fama de un otoñal guapo, conquistador y atractivo, aunque se imaginaba sería algo antipático.  La jovencísima  Iris,  llegó primero al aeropuerto de Dublín. Allí la esperaba Paul, un hombre de edad madura que llevaba al servicio de la familia toda su vida y que era la mano derecha de Sean y el confidente y consejero de los jóvenes de la casa. El camino hasta Donegal lo hicieron por carretera, admirando el hermoso paisaje verde  de la isla esmeralda y totalmente nerviosa deseando llegar a lo que se imaginaba una casa grande  que  resultó ser un "castillo".



Al divisarlo se quedó boquiabierta; nunca hubiera imaginado tanta belleza en ese paisaje que le acompañaba.  Era como un lugar  encantado que jamás viera  en sus cuentos de niña.  A recibirla salió tio Sean, Susan y Louise. Las mujeres se dirigieron hacia ella con los brazos abiertos y una sonrisa en sus rostros. La abrazaron. acariciaron su cara de niña asustada y la preguntaron por Phillip. El tio Sean no se movió del umbral y hasta le pareció que tenía un gesto ceñudo.   Y efectivamente lo tenía.  En el joven rostro de  Iris había vuelto a ver la cara añorada de su madre. Tenía un gran parecido con Estela, aunque la niña al ser más joven no tenía ni la misma estatura ni el mismo  cuerpo que tenía la madre cuando él la conoció. Se la quedó mirando fijamente, y despacio muy despacio alargo una mano para estrechar la de la joven y al final depositó en la frente de la niña un amoroso beso. Todos se relajaron aunque ninguno de ellos comentó nada, pero el aire estaba cargado y se podía cortar.



Miles de preguntas llegaban a sus oídos  cuyas respuestas tenía que dar al mismo tiempo que les lanzaba una sonrisa, por otra parte tan frecuente en su manera de ser. Era tímida debido a su juventud, pero también era simpática y cariñosa y se hizo el propósito de ganarse el corazón de aquellos extraños, que a pesar de todo eran casi de su familia.  Una vez instalada en su habitación pidió permiso para llamar a Phillip, a su padrino como ella le denominaba. Le comunicaría que todo había salido bien y que le habían acogido con inmenso cariño, pero que aún le faltaba por conocer a los más jóvenes de la casa que se encontraban trabajando en la Compañía.

Llegó la hora de tomar el té y en esa ceremonia, Iris demostró que estaba siendo perfectamente educada para ocupar el puesto en la sociedad que su padrino  le había destinado.  Sean le preguntó por sus estudios y por la carrera que quería seguir al próximo curso.  Ella dijo muy segura: "quiero estudiar Historia del Arte, me apasiona la pintura y aspiro a dar clases en la Universidad o ser restauradora del museo del Prado."

- ¡ Nada menos,...!- rió Sean. Pero se la quedó mirando como imaginando que quizá podría ayudar a Thomas en el cargo que desempeñaba; le iba que ni pintado el estudio de Bellas Artes. Y así transcurrieron dos horas  y pasado ese tiempo se produjo el encuentro que marcaría su vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

ENTRADA DESTACADA

La infiel - Capítulo 14 - Luz en la oscuridad

No obstante, y creyendo que James estaría comprometido, quiso escribirle una carta, que entregaría a sus padres y ellos obrasen como mejor ...