Edelweiss Capítulo 11 - Averiguar la verdad

¿ Y qué había de verdad en todo este galimatías?    Alistair hizo indagaciones para averiguar quién había estado allí hablando con Cyntia mientras él estaba en Dublín.  En Recepción le dieron las señas de la mujer que había solicitado hablar con ella y que era la persona de la fotografía.  ¿ Pero quién era?  Su cara le resultaba familiar, y de pronto recordó a la chica que conoció hacía tiempo, que invitó a cenar y después se acostó con ella..  Después salieron un par de veces más, pero ella iba demasiado deprisa con otra intención muy distinta a la de él. Entonces  surgió Cyntia y todo quedó en el olvido.


- ¿ Cómo me dijo que se llamaba? Creo recordar que Molly, pero ¿ el niño? Estaba muy seguro que no era de él, luego entonces ¿ a qué venía todo este embrollo ? - La tal Molly, no tenía más que el propósito de  separarles. ¿ Quién era Molly ?

Al mismo tiempo que los investigadores  andaban tras la pista de Cyntia, también lo hacían para averiguar quién había sido la autora de esa mentira, algo que no tardaron en averiguar, puesto que Alistair si la conocía.  Al quedar desenmascarada y conocer los motivos por lo que lo había hecho,  aumentaba  la desesperación de él, y el dolor de no poder encontrarla y aclarar la situación.  Lo que más le importaba era que no la ocurriera nada malo en este intervalo de tiempo hasta que la localizara.  No podría perdonarse nunca si estuviese enferma o hubiera sufrido algún accidente.

Sola en Irlanda, sin conocer a nadie, sin trabajo, sin amigos.  Era una pesadilla de la que no había forma de despertar.  La había perdido para siempre sin motivo alguno, porque Cyntia era toda su vida, le había sido fiel y su amor era profundo y sincero. ¿ Por qué no habló con él primero?  Este pensamiento le enfurecía aún más. Sólo con que hubiera esperado un par de días, habría sabido que todo era una patraña de una mujer despechada, de la que no querís saber nada, ni siquiera recordar su nombre.En definitiva ,  una caza fortunas que había roto en dos mitades lo que había sido su vida.  ¿Podría algún día abrazar de nuevo a Cyntia?  ¿ Querría ella hablar con él ?

La discusión que tuvo con Molly fue agria, áspera y desesperada.  Ella hbía visto cómo se desvanecía su plan de que él iniciara nuevamente su relación y para ello, tenía otra estretegia: hacerse la encontradiza y renovar su vieja y nada consistente amistad.  Pero no la dio tiempo, porque un enfurecido Alistair, se personó en su casa dispuesto a dejar las cosas bien claras  y para ello utilizaría si no se venia a razones, la ley.  En un principio, cuando le vio ante su puerta, durante una fracción de segundo, tuvo la esperanza de que venía hasta su casa , no para reclamarle su acción, sino que saldrían nuevamente juntos, y si así ocurriera, comería migas de pan en su mano.


Pero la reacción de él, fue muy distinta a como la había imaginado. La estaba pidiendo que escribiera una nota diciendo la verdad y exigiendo las fotografías por las que había trucado la otra.  En un principio ella se resistió, pero él estaba dispuesto a todo.  Era mucho lo que estaba en juego y no pasaría por alto jugar esa baza.  Ella lo negó y rechazó en un principio, pero al ver que marcaba el número de la policia, capituló y accedió a la petición de Alistair.

De su puño y letra y sin que él le dictara nada, escribio una nota para Cyntia disculpándose y redactando la verdadera razón de su extorsión.  La hizo firmar y exigió las fotografías.  Vendida y temerosa, se las dio: tres fotografías individuales, excepto la de él que la había sacado de Internet. Un amigo fotógrafo y mediante otra mentira, hizo el trucage: ya todo estaba perfecto para ponerlo en marcha.  Y con todo ello, solicitó una entrevista con Cyntia.  El resto ya lo sabemos.

Pero aún faltaba la parte más difícil:  localizarla.  ¿ Por dónde empezar?  Nuevamente estaba en el punto cero. Sin rastro, sin nada por lo que pudiera tirar del hilo.  Cada día que pasaba, su desesperación iba en aumento, y más sabiendo que todo había sido un plan urdido  para que él volviera con una mujer, de la que se había olvidado completamente.

Ni los detectives encontraban pistas ¿ Se habría cambiado de nombre? ¿ Se habría marchado a algún lugar recóndito en el que  fuera difícil localizarla ? ¿ Estaría enferma perdida en algún hospital ?  No dormía,  no descansaba.  No le importaba si ella le hubiera dejado de amar, lo que deseaba saber era si estaba bien, porque algo en su interior, le decía que no era así y eso aumentaba su desesperación.


Cada día al levantarse renovaba su esperanza de que ese sería el día de su localización, pero al concluir, cada noche, su ánimo decaía al seguir igual día tras día.  No se centraba en su trabajo.  Prohibió que otra persona ocupara su escritorio en la oficina; todo debía quedar tal y como ella lo dejó. Todos murmuraban a sus espaldas, temiendo por su cordura.  Sólo sus mas cercanos colaboradores sabían lo que ocurría y trataban de ayudarle, algo que él rechazaba sistemáticamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

ENTRADA DESTACADA

La infiel - Capítulo 14 - Luz en la oscuridad

No obstante, y creyendo que James estaría comprometido, quiso escribirle una carta, que entregaría a sus padres y ellos obrasen como mejor ...

ENTRADAS POPULARES