jueves, 14 de julio de 2016

Historia de dos familias - PRÓLOGO

 Corría el año de 1950 y se avecinaba un verano muy caluroso. Sabido es que en Madrid el calor fuerte se sufre del 15 de Julio al 15 de Agosto, pero este año parecía que se iba a adelantar.
La familia Villanueva gozaba de muy buena situación económica por la suerte de acertadas inversiones en el extranjero que le había proporcionado pingües beneficios en la empobrecida bolsa madrileña.  Preparaban sus vacaciones a la finca que tenían en Extremadura, en el Valle del Jerte.
Eran dueños de  un caserón heredado de los padres del Sr. Villanueva, ya que de siempre eran gentes de adinerada posición

Rafael . Villanueva , no estaba muy contento. Le costaba irse de Madrid, a pesar de las incomodidades del calor, pero ausentarse significaba no ver por una temporada a Almudena., que  era una chica que había conocido años atrás de la que se había enamorado, pero sus padres le impusieron el casamiento con Luisa una señorita de la misma posición social que él. Algún día unirian las fortunas de ambas familias y pasarían a ser una de las más influyentes de la empobrecida España.

Por fín las maletas estaban en su sitio   y pudieron emprender la marcha  Horas más tarde llegarían a la finca y por fin podrían descansar . El viaje se hacía pesado; habían pasado sed y polvo por esas carreteras de Dios, sin ninguna venta en la que poder saciar la sed.

Frente al ventanal del salón principal Rafael recordaba el momento en que Almudena y él se vieron por primera vez.  Había salido a caballo, a pasear por la finca ya que su padre quería se hiciera cargo de su administración, aunque a él encerrarse en el campo no le hacía ninguna gracia.  Decidió ir a revisar los cerezos que estaban comenzando a florecer y la belleza era esplendorosa, y fue en un recodo del camino cuando un grupo de muchachas se cruzaron con él. Entre todas ellas, se fijó en una morena que había llegado de Madrid a pasar unos días con unos familiares que vivian en el pueblo.

Ocurrió en  un instante,   que sus miradas se cruzaron, pero ambos sintieron una atracción mutua. El repentinamente sentía afición a cabalgar las tierras y ella pedía permiso a sus tios para pasear por el campo de infinita belleza.   Almudena intentó coger algunas cerezas cuando Rafael desde el caballo se las alcanzó, teniendo de esta forma su primer encuentro y conversación.

Al final del verano ella regresó a Madrid y Rafael algún tiempo después inició de nuevo sus estudios de económicas.  Ninguno de los dos sabían donde vivian. Ella trabajaba de secretaria en una pequeña cooperativa hortifrutícola y él,  de vez en cuando,  pasaba por las oficinas de la compañía que su padre regentaba de frutas y hortalizas.

Y así fué como en una casual visita a la cooperativa,  . Villanueva ,  acompañado por Rafael averiguó el lugar de trabajo de la muchacha que le había cautivado en ese verano.  Se las arregló  para poder hablar con ella,  con la  excusa de pedir información, y pasándola un papel con una calle céntrica de  Madrid.   Quedaron para cuando ella saliera de trabajar.  La calle era de San Bernardo, cercana a La Gran Vía y aunque era ya tarde, Almudena acudió dándole golpetazos el corazón.

Mantuvieron una relación oculta durante casi un año. Transcurrido ese tiempo él habló con ella de contraer matrimonio, pero antes debía presentarle a su familia y él a su vez conocer a la de ella.  Rafael acudió un sábado por la tarde que ella no trabajaba,  a buscarla a su domicilio y ella le rogó que entrar en casa...Su padre deseaba conocerle Estaba muy nervioso, , pero por fin habría de conocer a su futuro suegro.  El padre de Almudena le hizo las preguntas de rigor: la intención que tenía referente a su hija.

Le anunció la intención de casarse con ella, pero fue rechazada por el padre de Almudena por la diferencia social existente entre ambas familias. Por mucho que insistió, por mucho llanto que derramó Almudena, no hizo que cambiara de opinión,  lo que enfureció a Rafael que salió de aquella casa decidido a plantear a sus padres lo que ya había hecho con el padre de Almudena

Tampoco la familia Villanueva, dió su aprobación: una simple mecanógrafa, era poco para su hijo. Pondría tierra de por medio inmediatamente, y así fue como Rafael vió truncado su sueño de unirse a Almudena

.. Rabiando y pataleando se trasladó a vivir a Salamanca. Almudena estaba destrozada, pero sabía que su padre no lo autorizaría nunca. Trató de olvidarle saliendo con otros muchachos y a pesar que seguía enamorada, acudía a dar un paseo, o al cine  con Enrique que aunque no le amaba al menos se divertía con él, pues era un andaluz muy gracioso que siempre le hacía reir. Rafael supo que ella tenía un "medio novio" y cuando regresó a Madrid para pasar las Navidades, fué a buscarla al trabajo y pedirle que volviera con él. Discutieron  fuertemente, dolorosamente para ambos. Rafael la amenazó con irse a América y olvidarla.

Pero no la olvidó nunca ni ella a él.  Pero  a pesar de todo Almudena se casó con Enrique y tuvieron dos hijos: Enrique y Rocío. Rafael se fué a Nueva York y allí pasado algún tiempo conoció a Louise, mujer perteneciente a la alta sociedad americana con la que se casó.Tuvieron un sólo hijo Ralph.

Y hecho este preámbulo, en el siguiente capítulo es en realidad cuando comienza la historia, que transcurre entreb España y Estados Unidos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

ENTRADA DESTACADA

La infiel - Capítulo 14 - Luz en la oscuridad

No obstante, y creyendo que James estaría comprometido, quiso escribirle una carta, que entregaría a sus padres y ellos obrasen como mejor ...