Una extraña en mi vida - Capítulo 6 - Una ocupación


... Y pasaron los tres primeros meses de embarazo. Por ser los más complicados y molestos, Laura había sido muy estricta en su vida; sobre todas las cosas quería darle un hijo a Georges e hizo todo lo posible porque no se malograra.
Daba largos paseos ,a veces sola, y otras acompañada por su suegro en una alegre charla, pues ambos habían congeniado muy bien. Laura se había ganado la voluntad de Timoty y el hombre apreciaba en gran manera el cariño que sentía por su hijo George al que hacía plenamente feliz. Por si todo esto fuera poco, le iban hacer abuelo, seguiría su apellido esta vez mezclado con el de una celtíbera.



Timoty decidió hacer un viaje a Nueva York, para visitar a unos amigos que hacía tiempo no veía, por tanto Laura permanecía sola la mayor parte del día, ya que Georges no siempre podía acudir a su casa a almorzar.


Cuando llegaban las seis de la tarde veia el cielo abierto pues a esa hora solía llegar su marido. Siempre le traia algún regalo por lo regular flores, ya que lo otro que más le gustaba, los bombones, con motivo de su embarazo el genicólogo se lo había prohibido.
Había días que se pasaba dormitando la mayor parte de la mañana, ya que se aburría mortalmente a pesar de estar escribiendo un texto relacionado con su especialidad , pero tampoco eso la distraía. Ni siquiera se había planteado buscar un trabajo dado que su embarazo iba adelante y sería por pocos meses, hasta dar a luz, por tanto declinó buscar empleo hasta pasado el momento; claro después vendría la crianza del bebé:





-Tampoco podré trabajar después en unos meses, mientras esté criando a mi hijo. Pero soy ¡tan feliz !...

En uno de sus largos paseos se encontró con unas damas pertenecientes a la Asociación de Padres del instituto local. Se saludaron muy cordialmente pues desde San Patricio no la habían visto y ya su embarazo empezaba a ser visible. Demostraron mucha alegría y la invitaronn a tomar un té en uno de los pubs de la calle principal.

Después de preguntarle por su estado actual,  la conversación fue derivando sin darse cuenta en lo largo que se le hacía el tiempo, dado que su suegro no estaba y su marido muchos días no llegaba hasta bien entrada la tarde.

- He intentado escribir un relato, hasta pintar, pero la realidad es que me canso al poco tiempo. No sé en qué invertir tanto tiempo libre. Soy una persona que madrugo mucho, estoy acostumbrada a madrugar y a pesar de mis paseos, enseguida hago el recorrido y a media mañana ya estoy libre. Me canso de leer, de oir música,  Yo creo que todo está relacionado con el alboroto de mis hormonas que con motivo del embarazo no "estan centradas"- Todas rieron y entonces a una de ellas : Sherleen, se le ocurrió algo que inmediatamente propuso:

-Laura se me ocurre una idea. ¿Por qué no nos ayudas en las clases prácticas de nuestras salidas al campo con los alumnos? Sabes que una vez a la semana la Asociación propusimos al claustro de profesores que en la clase de historia se recorriera el territorio para que vieran in situ lo que les estaban enseñando. ¡ Es tu especialidad ! Nadie mejor que tú para enseñarles tu licenciatura. ¿Aceptas?
-Pues la verdad es que me apetece muchísimo, pero antes tendría que consultarlo con George. Si está por medio el Ayuntamiento, seguro que dice que no. No quiere que exista tráfico de influencias ni que alguien le pueda reprochar nada...
-Pero ¿ si se lo propone la Asociación de padres?
-Yo desde luego no tendría ningún sueldo. Con la enseñanza de los chicos estoy más que remunerada, pero no se...Esta noche hablaré con él a ver que es lo que dice.






-De todas maneras, , lo propondré en la Junta y convocaremos una reunión. A mi me parece una idea estupenda: eres simpática, jóven y conectas con la gente jóven. Decidido, el lunes próximo nos reuniremos. Bueno, siempre y cuando no te perjudique en tu embarazo.

-¡Oh, no! Me vendrá muy bien los paseos por el campo. Yo mientras, por si acaso, confeccionaré una ruta y así podréis exponerla en la reunión a ver si la aprueban. Me 
alegraría enormemente que todo el mundo la aceptara, eso sí, tiene que ser por unanimidad, de lo contrario, si hubiera siquiera un sólo voto en contra, lo siento pero no aceptaría. Tened en cuenta el puesto de mi marido y no quiero que se cree un entredicho por algo que va a ser tan inocente y crematísticamente tan rentable.

-Llámanos cuando hayas decidido algo y si a George le parece bien, confecciona la ruta y nos lo comunicas. Enviaremos a un mensajero a recogerla para que sea presentada en la Junta. - Se despidieron al cabo de un rato, besándose en las mejillas, todas muy satisfechas de la reunión y Laura con la sensación de que por fin iba a poder hacer algo útil que la distrajera:

-Total, es una vez a la semana....Por favor, por favor, George di que si- se dirigió mentalmente a su marido..


Al llegar por la tarde George, y después de darle un largo beso y abrazo, le condujo cogido de la mano hasta el saloncito para tomar ella su vaso de leche y él un café preparado a la forma italiana.

-¿Qué es lo que te ocurre? Te noto algo alterada. ¿Te encuentras bien?

-¡ Siiii !, claro que sí. Nunca me he encontrado mejor, bueno...es uno de los momentos en los que me encuentro muy bien..

Detalladamente contó a su marido el encuentro casual con sus amigas y la proposición que le habían realizado. Él la escuchó con atención, y seguido reflexionó:

-No obtendrías ningún beneficio económico de ello, ¿lo sabes?
-Por supuesto y así se lo hice saber a ellas. George por favor, dime que no entra en conflicto de intereses. Me aburrro mortalmente, necesito invertir mi tiempo en algo útil y además la enseñanza tu sabes que es lo mio, y además conozco muy bien el tema. Fue mi tesis, tu lo sabes bien.
-Pero ¿te sentirás en condiciones de hacerlo?, me refiero a tu embarazo.¿No te cansarás demasiado?
-¡ Al contrario ! el andar me vendrá bien. Ya han pasado los tres primeros meses que son los más delicados, dentro de nada cumplo los cinco, y además haré algo para lo que estoy dotada. ¡ Déjame por favor! Desde que tu padre no está me aburro.   Me aburro muchísimo hasta que tu llegas.
-Está bien, si lo propone la Junta y lo aprueban por unanimidad, por mi parte no hay inconveniente. Pero ten en cuenta que si yo noto que te sientes mal, lo corto inmediatamente. ¿Entendido?, en eso no voy a ceder; Se trata de la salud de mi mujer y mi hijo. En eso, por mucho que te empeñes, no cederé. Y ahora cuéntame lo que has hecho hoy, aparte de cotillear con tus amigas - y se rieron juntos.





Al día siguiente prepararía la ruta .Empezarían por la que conocía muy bien, la de la leyenda que en su día ella tomó a broma cuando George se la contó, en su primera salida de amistad. Una vez estuvo concluida avisó a Sherleen para que enviara al mensajero a recogerla.

-¡Qué alegría me das, querida ! Se me ocurre que haría más fuerza si fueras tú la que expusieras tu propia ruta. Creo que sería magnífico. ¿Te importaría?
-¡ Oh, claro que no! Acudiré encantada. Todos me conocen y les conozco; No representa para mi ninguna violencia. Comunícame sitio y hora y allí estaré

Se encontraba feliz; por fin sería útil y la espera se haría más breve. Entonces mentalmente imaginó cómo sería su bebé y el momento de tenerlo entre sus brazos. Es el broche perfecto de un amor surgido de la casualidad, pero muy firme y feliz.  Faltaban pocas semanas para que en la resonancia pudiera ver la carita de su hijo, o hija. Ella presentía que sería varón

"-¡ Qué alegría se llevaría el abuelo !, él, tan conservador con las costumbres. Ya no tendría temor por la pérdida del apellido. Ella sonrió complacida Le gustaba dar satisfacción a Timoty, y a Georges, pues en el fondo sabía que deseaba un chico, aunque a ella la dijera que le daba igual.

-Qué venga sano y bien, sea lo que sea. Mi bebe. tendrá los ojos de su padre, seguro que será tan guapo y apuesto como él, pero por favor Dios, que saque algo mio -, y rió ella sola feliz con sus pensamientos.


A la hora del día acordado con Sherleen, Laura se presentó ante la Sala de Juntas en la que le aguardaban todos los miembros de la directiva del centro. Fué recibida con entusiasmo por todos ya que la pareja del alcalde y esposa gozaban del cariño y simpatia de la localidad. La instalaron lo más cómodamente posible, para que ella estuviera a gusto y no la incomodase su estado de buena esperanza.



Se encontraba bien entre todos ellos pues la amabilidad con que la trataron hicieron que estuviera relajada, lo que permitió que expusiera su plan de estudio meticulosamente y con toda clase de detalles. Los concurrentes se sintieron entusiasmados y al llegar la votación todos ellos dieron su vistobueno, de manera que no tuvo obstáculo alguno.
Concretaron el inicio de las excursiones para el próximo viernes, de esta forma el sábado y el domingo descansaría si acaso se fatigase. Todo quedó ultimado de manera que los encargados del transporte se pondrían en contacto con la compañía que les llevaría a los lugares expuestos por Laura y al mismo tiempo contratarian el catering para las comidas, saludables, por supuesto. Ello beneficiaría a Laura y a todos los excursionistas. Sherleen y Moira la acompañarían para que no tuviera tanto trabajo en controlar a los jóvenes.

- Han sido extremadamente amables conmigo - ,le dijo Laura a su marido mientras tomaban la diaria merienda.
- Si, lo sé. Pero yo estoy preocupado por ti. Creo que la ruta que has planteado es extensa y me da miedo  que te fatigues y hasta la tarde no puedas descansar.
-No, mi amor no temas. Estoy bien y ésto ha sido una ráfaga de aire fresco en mi día a día. Además Sherleen y Moira, además del chófer, vendrán conmigo; no estaré sola, no te preocupes.

El viernes convenido a las ocho de la mañana tomaron rumbo para recorrer el condado de Longford, el lago Gowna, Aughnacliffe, entre otros lugares si les daba tiempo para ello.  En cada parada les haría un resumen de todo lo acontecido en aquellos lugares hacía  miles de años, cuando los primeros celtas se establecieron. La curiosidad de los jóvenes y el interés que sentían por todo lo que Laura les relataba, les mantenía atentos y expectantes.

-Nunca me imaginé que había tanta historia debajo de estas piedras-  le comentó un joven pelirrojo, clásico irlandés,  cubierto de pecas.
-Aún no hemos llegado al sitio más mágico, impresionante y precioso que podáis contemplar.-  Les anunció Laura.- Ahora debemos parar aquí en esta campiña para reponer fuerzas y sentir más deseos por conocer lo que resta de nuestra ruta que os sorprenderá, sin lugar a dudas -, comentó.
-¿Qué sorpresa nos deparas, Laura? - le dijo Sherleen y Moira a un tiempo
- Ya lo veréis.¿Cómo es posible que tenga que venir desde Iberia a descubriros estas maravillas? No lo consentiré. De ahora en adelante van a cambiar las cosas. No se puede aprender la historia sin pisar la tierra en donde se desarrolla la misma. Bueno ahora, vamos a comer que mi bebé me está pidiendo a gritos "mamá, tengo hambre" - y las sonoras carcajadas de todos hizo que el eco repitiera una y otra vez las últimas palabras, como si de una llamada se tratase.

La comida transcurrió entre bromas y risas de todos los participantes y los jóvenes solicitaron a Laura que les cantase alguna canción de Iberia; ella sonrió y les dijo

- Dios mio, ¡ si no sé cantar ! Como mucho os puedo tararear alguna canción celta de mi pais
-¿De su pais? ¿celta?-, dijo el jóven pelirrojo
-¿No sabes que los primeros celtas pobladores de Irlanda fueron celtas ibéricos, de Galicia?
-¿Cómo? -, repitió el jóven
-Ja,ja,ja, sorprendido ¿eh?. Pues ya ves yo también tengo algo de celta, además estoy casada con un irlandés y voy a ser madre de otro. Creo que debo ostentar el título de celta de honor, sin haber nacido aquí

Y riendo todos juntos con camaradería se pusieron de nuevo rumbo al lago Gowna. Una maravilla de la naturaleza como todos los paisajes irlandeses.





En un recodo del camino apareció la imagen más maravillosa de todas cuantas habían visto hasta ahora. Para Laura tenía un significado especial, allí empezó su romance con George. No sabría decir si fue la magia del lugar, la presencia de él ó que ya se había empezado a interesar por él, ó todo junto. Casi había olvidado la profecía que le hizo,,  cuando Moira se la volvió a repetir al verla en diferentes ocasiones y bajo distintos dólmenes iluminada por la luz del sol, directamente sobre ella.





Laura no se había dado cuenta y se movía de un lado para el otro explicando a los chicos las circunstancias de la situación de aquellos altares, todavía no averiguado cual era el motivo de su forma y situación. Sherleen y Moira la miraban fijamente extasiadas al ver la luz solar que caia sobre su figura y al ponerse de perfil, iluminaba su vientre que iba tomando la forma abultada del embarazo.  No quisieron decirle nada para no distraer la interesante lección que estaban recibiendo los muchachos. Una vez concluida la disertación un aplauso por parte de los jóvenes premiaron la buena lección recibida. En sus rostros iluminados por la satisfacción demostraban el interés tan grande que habían sentido y le pidieron volver a repetir la salida por otra nueva ruta, así hasta completar todo el condado.

-Por favor señora, vuelva con nosotros otro día. Ha sido fabuloso; nunca habíamos aprovechado tanto una excursión y nos lo habíamos pasado tan bien al tiempo que estudiamos historia. Nosotros la ayudaremos si se siente fatigada, haga la ruta más corta si es necesario, pero por favor repítala.
-Si,si, si. La aprobación fué unánime. - . De repente Moira alzando la voz les dijo:
-Oid muchachos. Estáis ante la elegida por los druidas, porque el hijo que lleva en su vientre ha sido bendecido por ellos. Ella es aceptada por las hadas y los sacerdotes . Es una de los nuestros. Ved la luz reflejándose únicamente en su figura y en su vientre. A dónde quiera que se dirija, la luz le acompaña

Los chicos estupefactos por lo que les estaba diciendo Moira, la miraron fijamente observando que era cierto todo cuanto se decía. Laura con cara de asombro recordó la leyenda que George le contó y le pareció una de tantas leyendas celtas que circulan por Irlanda o Galicia, pero observó que la luz en el suelo le hacía un círculo en el que solamente cabía ella.

-¡ Oh Dios mio !..Pero esto no puede ser verdad. Los druidas existieron hace miles de años y no existe ninguno ahora; todo es una leyenda...
-No querida, -le replicó Moira.-  Y te adelanto que tendrás un varón hermoso y fuerte que os llenará de orgullo y felicidad, ya lo comprobarás.

Laura no supo qué decir y entonces recordó que el sol comenzaba a ocultarse y debían regresar a casa. ´Cuando contó a su marido la anécdota ocurrida, George la miró complacido y sonriente, al tiempo que la decía:

-Hace tiempo te lo avisé, cuando ni siquiera sabíamos lo que ocurriría en nuestras vidas. Te lo avisé, cariño, te lo avisé
-¿Tu también crees en esas leyendas, un hombre tan culto? ¡ No me lo puedo creer!

Su cita con el ginecólogo estaba para dos días después de la excursión, es decir un día lunes. Nerviosos  e impacientes ambos esposos llegaron a la consulta . Ya se habían cumplido los cinco meses y su cuerpo empezaba a tomar la forma redondeada en su vientre y en sus caderas. Las piernas empezaban a pesarla y de vez en cuando algún calambre recorría su pantorrilla. No había engordado en exceso, a pesar de que el apetito era voraz y nunca se veía harta de comer, pero pensando en su bebe, se controlaba bajo la ferviente mirada de George que se sentía cada vez más enamorado, admirado y agradecido hacia aquella bonita mujer que era la suya. Admiraba a las mujeres en estado de gestación porque le parecía un milagro enorme de la vida. La formación de otro ser dentro de un vientre y que los sentimientos que a ambos les une, nunca se perderían en el transcurso de la vida, si bien serán más duraderos y desprendidos los de la madre hacia el hijo, que viceversa.

El doctor la ayudó a tumbarse en la camilla y comenzó la exploración. Los esposos tomados de la mano se miraban con infinito amor y esperanza. La ilusión se reflejaba en sus rostros: por fín sabrían el sexo del bebe y si todo, como esperaban estaba bien.




- Bien muchachos. Es un varón fuerte y sano; todo está perfectamente y el embarazo transcurre sin ningún problema. Enhorabuena seréis padres en el tiempo previsto.

Ambos esposos se abrazaron y George agradeció a su esposa el enorme regalo que le estaba haciendo con la gestación de aquella criatura que había bendecido su hogar.

Ya fuera de la consulta, la tomó por la cintura y le dió un largo beso, mientras que unas lágrimas pugnaban por salir de los ojos de George.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

ENTRADA DESTACADA

La infiel - Capítulo 14 - Luz en la oscuridad

No obstante, y creyendo que James estaría comprometido, quiso escribirle una carta, que entregaría a sus padres y ellos obrasen como mejor ...

ENTRADAS POPULARES