Una extraña en mi vida - Capítulo 5 - Una presentación oficial

Había pasado ya un tiempo desde que regresaran de Madrid con el doctorado bajo el brazo y Laura no se decidía por emprender su poyecto. Un día mientras tomaban un té, los tres, reunidos en la biblioteca, George planteó:

-Querida, hay que ir pensando en tu presentación oficial como mi mujer. Ya han pasado varios meses y hay rumores por la ciudad de que tengo una novia y vivo con ella. Aquí todavía hay gente muy conservadora y para un representante político, eso no está muy bien visto.
-Pero si soy tu mujer
-Ya lo se. ¡ Si lo sabré yo !, pero la gente no. Ni siquiera han trascendido fotografías de nuestro enlace
-¿ Lo véis?-  intervino Timoty.-  Os lo dije que una boda a escondidas no daría resultado.
-De todas formas no  veo la tragedía,-  dijo  Laura.-  Se dice claramente y suficiente
-Se me ocurre una idea, intervino George. Tengo un amigo periodista y podía pedirle que nos hiciera un reportaje en nuestro día a día, aquí en casa y declarando nuestra boda desde hace meses. Incluso podría publicar el certificado de matrimonio; así acallaríamos las voces criticonas.
-Creo que el día de San Patricio sería una buena ocasión-  agrego Timoty.
-¿Tú qué opinas Laura?,-  dijo George
- A mi me parece bien, lo que vosotros estiméis más oportuno



George se levantó y con el teléfono en la mano se puso en contacto con su amigo Brad para solicitarle el reportaje, a lo que el periodista respondió encantado, pues era una noticia muy suculenta.
La publicación en los periódicos y revistas aumentaron la tirada de ejemplares más que nunca. Todos estaban impacientes por conocer a la muchacha que había conquistado el corazón de un solitario y atractivo alcalde.

-¡Claro ! es la chica que estaba de camarera en el pub.   La ibérica. La verdad es que es muy bonita y simpática.

A todas las casaderas del lugar les sentó como una bomba la noticia de que el chico más cotizado del lugar ya estaba comprometido, y a demás con una extranjera que apenas se había dejado ver.

-¿Está George, por favor?
-¿De parte de quién, por favor?
-De Lisa, dígale que soy Lisa
- Si, ¿Lisa, cómo estás ? - respondió George
-Sorprendida con el reportaje.¿Cuándo os habéis casado?
-Pues la verdad es que hace bastantes meses
-Lo que no entiendo el porqué lo habéis ocultado
-Mi mujer estaba preparando su doctorado y no quería que nada la distrajera hasta obtenerlo
-¿Un doctorado, en qué?
-Lisa.... Tú sabes que ella trabajaba en le pub para pagarse sus estudios, lo sabes de sobra
-¿La vas a presentar en el Ayuntamiento?
-Naturalmente, en el primer acto oficial que celebremos. Será en San Patricio.



Y llegó la festividad. George y su padre como era de rigor llevaban los trajes irlandeses correspondientes al clan de su familia. Laura se había mandado hacer un traje especial que armonizara con los colores del clan , pero que no fuera estridente. La noche cercana ya a la primavera, era suave, pero ella decidió que se cubriría con una capa española, ya que el vestido era escotado y terminarían muy tarde ¡ como para no llevar alguna prenda que la resguardase del fro  de la noche !.

 Todos estaban expectantes por conocer a la esposa del alcalde, de un alcalde querido por su comunidad,  debido a lo bien que  desempeñaba  su trabajo  Entraron los tres y un silencio con cuchicheos se produjo al llegar al salón del Ayuntamiento en donde se celebraba el evento.

El primer teniente de alcalde, se adelantó para saludar a los recién llegados dirigiéndose en primer lugar a Laura, besándole la mano con respeto y complacencia. En el reportaje habían reflejado su vida cotidiana, pero aquella noche, vestida de gala, estaba más bonita que de costumbre. La idea de ponerse el traje acorde con los que llevaban su esposo y suegro, agradó grandemente a la concurrencia, pues era señal de que ella también quería pertenecer a aquella comunidad

-Ahora sólo le falta aprender el gaélico. Dijo una voz femenina, que con muy mala intención y en voz algo alta para que se le oyera expresó con una risita contenida. - Todo el mundo giró la cabeza en dirección de donde partía la voz. Era Lisa, como no podía ser menos.



-Fhoghlaín mé, Inion (Ya lo he aprendido, señorita)- 
Dejando a Lisa muy cortada y riendo a los de su alrededor. George la miró sonriendo y murmuró a su padre

-Lisa no tiene ni idea de con quién se está metiendo.

Sonó la música, los camareros distribuyeron canapés y bebidas.

Por la mañana Laura había acudido al médico. A veces el estómago se le ponía en la garganta lo que le producía náuseas. El retraso en su regla era de bastantes días, cuando ella era de una puntualidad absoluta. Le hicieron analítica y ecografías y al cabo de un rato le comunicaron lo que ella ya sospechaba: estaba embarazada de seis semanas. No había dicho nada a nadie, quería dejar pasar algo más de tiempo para que todo se afianzara sin temor a imprevistos, pero aquella noche estaba especialmente contenta y decidió comunicárselo a su marido cuando estuvieran bailando los dos.

George, atendía a unos ciudadanos que requirieron su presencia., quedando Laura sola .De repente esa sensación extraña de que todo te da vueltas, la boca se te llena de agua y crees que el estómago se te va a salir . Estaba con una copa de zumo que había pedido al camarero y decidió salir al jardin a tomar un poco de aire fresco. Hacía una noche preciosa, el cielo estaba claro y lleno de estrellas. Decidió dar un corto paseo  hasta que finalizara la sensación extraña que sentía. Se acomodó en un banco y dió un sorbo del zumo. Levantó la vista y allí en la terraza vio  dos sombras una perfectamente identificable por ella: era George y la otra sombra femenina, no la conoció  en un principio, luego averiguó que se trataba de Lisa, su antigua novia.

Con curiosidad se les quedó mirando, parecían mantener una charla no muy agradable. Hacía rato que había perdido de vista a George, buscado por varias personalidades asistentes a la fiesta. Al ver dicha escena observó que unos rostros se unían y unos labios se juntaban al tiempo que unos brazos varoniles se posaban en los hombros de la mujer. Laura se levantó de un salto y sin articular palabra dió media vuelta y entró en el interior de la estancia.



-¿Qué te ocurre? -le preguntó su suegro.- Estás muy pálida
-¡ Oh nada ! es que el corpiño del vestido me aprieta un poco el estómago y me incomoda
-¿Dónde está George, quieres que nos vayamos?
-No,no. Es su gran noche y todavía hay mucha gente, no puede marcharse el anfitrión de la fiesta. Aguardaremos un rato más.
-Como quieras, pero es que estás muy blanca
- No te preocupes, se me pasará enseguida. Ha debido ser el zumo que no me ha caido muy bien.

Pasaron dos horas durante las cuales Laura no hablaba y sentía que los nervios se apoderaban de ella

-¿Qué demonios hago aquí? Se estarán riendo a mi costa todo lo que quieran,-.  pensó - .Pero no les voy a dar el gusto de que me vean triste y humillada.

Al cabo de un rato y después de poder librarse de un terrateniente, George llegó hasta donde estaba su mujer que charlaba animadamente con unas señoras que la tenian secuestrada haciéndole preguntas

-Es muy romántico. En la revista se contaba cómo os conocísteis y como quisísteis casaros. Dios mio, yo creí que esas cosas tan bonitas ya no ocurrían. Y rieron todas juntas

-Señoras, me temo que vengo a interrumpir su charla y recupero a mi esposa. Quiero bailar con ella aunque sólo sea un baile al final de la velada ¿Puedo?
-¡Desde luego tienes razón os hemos secuestrado y no os hemos dejado ni un rato libres. Tendréis que perdonarnos. - Y riendo, George agarró del brazo a su mujer y se la llevó a la pista de baile. Laura no pronunció palabra y a él le extrañó el silencio de ella y la cara extraña que le notaba.
-¿Te encuentras bien? ¿ Estás cansada?
-Un poco, pero dime ¿represento bien mi papel de alcaldesa consorte? He hecho todo lo posible por no hacerte quedar mal. - Georges le dio un beso en la frente y estrechó más su brazo sobre la cintura de ella. Nos vamos en un minuto, mi amor. Yo también estoy cansado; en mi vida he hablado tanto y con tanta gente.

Regresaron a casa. Los hombres comentaban la velada y lo satisfechos y orgullosos que se sentían  por el papel desempeñado por Laura. Ella sin embargo no despegó los labios y silenciosa siguió cuando se dirigían a sus habitaciones. George empezó a desabrocharse el traje de ceremonia, que por ser poco usual y debido al calor que hacía en la sala del Ayuntamiento le tenia algo sofocado. Laura lo primero que se quitó fueron los zapatos y a continuación deshizo su peinado que era algo más complicado que de ordinario. Seguidamente trató en vano de bajar la cremallera del vestido que se había atascado, pero no quería pedirle a George que la ayudara, no señor, no se lo diría.

A George le extrañó los gestos y los paseos de su mujer , sin sentido, con el vestido puesto. Haciéndo una broma le dijo:

-¿Vas a dormir esta noche con el vestido puesto?
-Si-  le contestó ella bastante enfadada.
-Eh,eh.¿Qué te ocurre?¿Qué te pasa, de qué te enfadas?
-¿De qué me enfado, seguro que no tienes nada que decirme?
-¿A qué te refieres?
-Os vi, yo estaba en el jardín y vi cómo os besábais. Y lo fuiste a hacer con la persona que más me odia en el mundo. He sentido la humillación y la vergüenza más grande. Le pido a Dios que no lo haya visto nadie más que yo, porque te aseguro que no se cómo he podido aguantar toda la noche.
-¿Pero de qué hablas?


-No me dirás que no es cierto. Lisa y tu os habéis estado besando en la terraza, yo estaba en el jardín
-¡Noo! no pudiste vernos abrazados, yo no la abracé. La retiré de mi por los hombros eso es lo que has visto. ¿Cómo puedes pensar eso? Si hubiera querido tener una aventura con ella, ¿crees que hubiera roto mi noviazgo? Lo que ocurre es que es muy ...
-Encismadora, por no llamarle otra palabra más fuerte..
-Laura, tu lo eres todo para mí ¿Me crees tan insensato que delante de todo el mundo voy a ligar con ella, además, delante de mi mujer? Ven aquí, anda ven aquí.

Ella rompió a llorar apoyando su cabeza en el pecho de él mientras la acariciaba el cabello y besaba sus ojos llenos de lágrimas. Entonces Laura se decidió a contarle su secreto:

-Verás George. He estado esta mañaa en el médico. llevo unos días que no me encuentro bien...
-¿Qué te ocurre? no me asustes
-No, no me ocurre nada, pero vamos a ser padres. Esoy embarazada de seis semanas; no quería decírtelo tan pronto por si surgía algún imprevisto, pero hoy estaba tan contenta que decidí compartir mi felicidad contigo.
-Mi vida, mi vida.Te quiero, te quiero, te quiero. Vamos a tener un hijo...

George pasó su mano por el vientre de ella como buscando la vida que en su interior se estaba creando.Le acariciaba suavemente con los ojos brillantes, muy brillantes al tiempo que miraba a su mujer a los ojos.

-Es muy pequeñita todavía. Apenas... - le dijo Laura
-Apenas una almendrita. Pero es nuestra almendrita y haré todo lo posible para que se convierta en una persona tan bonita como es su madre. Ahora deberás cuidarte mucho y por favor no te disgustes, guarda tu genio de ibérica para cuando lo hayamos tenido. Será una preciosa niña, seguro - Ambos llenos de felicidad se fundieron en un abrazo. Laura pidió a su marido

-Por favor, George, libérame del corpiño que me está matando... Y soltó una carcajada llena de felicidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

ENTRADA DESTACADA

La infiel - Capítulo 14 - Luz en la oscuridad

No obstante, y creyendo que James estaría comprometido, quiso escribirle una carta, que entregaría a sus padres y ellos obrasen como mejor ...

ENTRADAS POPULARES