Mi vida con un actor - Capítulo 6 - La renuncia

Llegamos a Londres y una vez instalados en el hotel, quedamos para la tarde reunirnos y repasar la entrevista en la tele y la rueda de prensa posterior que habría de celebrar para empezar la promoción de la película que se estrenaría un mes después.  Todo se desarrolló con normalidad, pero la frialdad entre nosotros, aunque por distintos motivos, se hacía patente . Cada uno al terminar nuestro trabajo desarrolló distintas actividades. Yo decidí salir a pasear por la ciudad y efectuar algunas compras. Ellos dos no sé qué hicieron; lo que si sé es que Maxim no apareció a cenar y en su puerta colgaba el  clásico cartel de " no disturb".  Ed si apareció en el comedor cuando yo finalizaba la cena. A pesar de nuestro distanciamiento, me demostró aquella noche que todo era una fachada, pero que debajo de aquella coraza había una personalidad sensible y dolida por un rechazo de la mujer de la que estaba enamorado.


¡ Oh, milagro! estaba haciéndome confidencias personales. Nunca hubiera imaginado que tal cosa ocurriera. Quizá tuvieron lugar por la soledad o porque necesitaba ser escuchado por alguien con quién no terminaba de conectar, pero que sabía escuchar. Aquella noche cambió nuestro trato: le ví humano y triste por el desamor y eso me emocionó, porque yo misma estaba sumida en un laberinto de emociones.

Todo se celebró como habíamos planificado, y acabadas las entrevistas acordamos ir a cenar a un restaurante de moda en la ciudad para despejarnos de periodistas y nervios reprimidos durante la rueda de prensa, que se celebró sin sobresaltos, puesto que con anterioridad yo haba pactado con los reporteros que no serían incisivos con las preguntas que no fueran  las que correspondían al meeting para el que habíamos acudido a Londres.


Me puse un traje elegante pero sin excentricidades y a la hora  acordada nos reunimos en el vestíbulo del hotel. Recibí una sonrisa de bienvenida por parte de Ed a la que agregó un " estás guapísima", sonrisa que yo agradecí y devolví complacida.  Maxim, se limitó a decir "buenas noches, ¿nos vamos?".

Apenas nos miramos durante la cena y nuestra charla era fria e intrascendente. La tensión habida entre nosotros se podía cortar . Ed percibió la frialdad y se esforzaba por mantener una charla amigable que relajara nuestras tensiones. En la noche de confidencias, no le relaté el verdadero motivo de nuestro distanciamiento, por lo que sabe Dios lo que se imaginaría, pero nunca me comentó nada. Puesto que los tres estábamos alojados en la misma planta, los tres nos dirigimos al ascensor, y cada uno de nosotros sin apenas hablar nos fuimos a nuestras habitaciones. Al día siguiente iríamos de regreso a casa, de vuelta a la normalidad.  Me levanté temprano, después de una noche de sueño algo agitado; decidí bajar al gimnasio del hotel, para ver si haciendo ejercicio me relajaba y tranquilizaba mis nervios. La noche anterior, distaba mucho de haber sido una velada estupenda.

Aguardaba al ascensor, cuando la puerta de Maxim se abrió, dando salida a una mujer bellísima, seguida por el actor, que se quedó algo cortado al verme. Nada que ver la facha mía con la de aquella espléndida mujer, elegantemente vestida, y yo en chándal y con coleta.  Él miró hacia otro lado, como queriendo no verme. Cuando llegó, me introduje rápidamente en él, mientras Maxim apretaba el botón que evitaba que las puertas se cerraran.  La chica le besó apasionadamente, beso que él correspondió en la misma forma. ¿ Por qué lo hizo? ¿ Para decirme tu te lo has perdido ó no eres la única ? No lo sé.  Lo que sé es que me dolió mucho esa actitud; no perdía el tiempo.  Llegué al gimnasio y traté de descargar la tensión que sentía.  Sólo le volví a ver en el aeropuerto y durante el trayecto evité mirarle y hablar con él.

Cuando volví a la oficina Maxim no estaba ni se le esperaba. Ed me llamó para transmitirme un mensaje que le había dejado

--¿Puedo pasar?- pregunté desde la puerta a Ed
--Pasa, pasa. Adelante -. Me indicó el sillón para sentarme al tiempo que me ofrecía una taza de café.
--Te he llamado y no he ido yo a decírtelo,  porque quiero que hablemos con tranquilidad de algo que he percibido en nuestro viaje. ¿Qué ha ocurrido entre vosotros?  Antes eráis amables, hasta él te defendía frente a mi, pero la frialdad y los silencios que he presenciado en estos días, me ha dejado muy preocupado porque todo esto influye tremendamente en nuestro trabajo. Todo ha estado perfectamente organizado, como por otra parte acostumbras a organizar los eventos, no es en eso, es en vuestro trato personal ¡ ni siquiera os miráis!
--Ed, sencillamente no conectamos. Maxim quiere que constantemente le esté aplaudiendo lo bien que hace las cosas y,  si no son correctas,  no lo puedo celebrar. Creo que yo le gusto, pero no es en el plano de trabajo precisamente; está acostumbrado a que las mujeres con las que trata se mueran por recibir un halago de él.Por el contrario yo le veo como persona, no como actor, y su egolatria no me gusta, no va conmigo. Eso es todo. Mantenemos el plano jefe y empleada, por otra parte creo que es lo que debe ser.
--Lo siento- se lamentó Ed
--Yo también porque cuando está con los pies en la tierra es un ser encantador, pero no estoy de acuerdo cómo está enfocando su carrera, y perdona,  porque tú entras en ese capítulo. Y aunque no se de cuenta, ni tu tampoco lo hagas, me preocupo, porque la Industria es cruel y sé que cuando no les interese le darán la patada, y presiento que lo va a pasar mal. Por eso mi empeño en que sea consciente de esa situación, pero creo que no lo entiende, y tú tampoco...
--Quizá tengas razón y la más sensata del grupo eres tú, la más joven de los tres
--Es que yo hablo con la gente de la calle, con los paparazzi y sé lo que piensan, lo que hablan y trato de prepararle para el futuro, pero no me hacéis caso ninguno de los dos.


Ed se quedó pensativo, dando una vuelta por la habitación. De repente se paró frente a mi y mirándome fijamente me dijo:

--Eva, voy a dejarlo. Dentro de unos meses cuando haya encontrado la persona idónea, me retiro y me iré a vivir a un lugar tranquilo, con mar y con calor durante todo el año. Viviré en Puerto Rico.
--¡Ed!, pero...Tu eres parte de su personalidad. Comprendo que el trabajo es estresante, que no hay forma de tener una familia estable, pero ¿estás seguro de poder vivir alejado de todo este laberinto?
--No lo sé. Lo llevo pensando desde hace tiempo y no acabo de decidirme, pero Jenny pesa mucho en mi vida, y la prefiero a ella
--¿Jenny?
--Si.  Es la portorriqueña que me trae loco, pero no me acepta precisamente por el sistema de vida que llevamos. Ella dice que es solamente soportable para solteros, y tiene razón. De manera que he sopesado todo y he elegido unirme a ella. No me mporta si no estamos casados, me da igual el documento, pero los años van pasando, yo ya no soy joven,  y quiero tener por lo menos un hijo, de modo que la seguiré hasta su tierra.

Me parecía increible las confidencias que Ed me estaba contando. Nunca me hubiera imaginado llegar a tener esta intimidad, hasta el punto de tener esta afinidad. Se ve que él necesitaba desahogarse de algo que le estaba rondando en su interior y que no le estaba haciendo feliz.

Pasó el tiempo y de nuevo los rodajes.  Maxim volvió a pedirme que acudiera con él, pero nunca volvimos a tener la unión del principio. Yo me limitaba a obedecer sin objetar nada   Pasaron a recogerme a la hora de siempre y como siempre llegamos a los estudios.  Antes de dirigirse a maquillaje, con gesto duro como el que últimamente tenía en su rostro, Maxim me dijo:

--No te muevas de aquí y conecta el móvil por si te necesito
--Así lo haré, no se preocupe.

Entré en la caravana y con la mirada recorrí la estancia para ver de qué manera podría pasar el tiempo. Me había llevado el ordenador portátil y un libro puesto que debería pasar muchas horas en aquel recinto.  Puse la música bajita, como a mi me gustaba. Leí durante un rato, pero no terminaba de concentrarme en la lectura y no me enteraba de lo que leía. Opté por dejarlo y encendí el televisor; consulté el reloj y comprobé que solamente habían transcurrido tres horas y al menos todavía me quedaban otras cuatro  por lo menos. Mientras miraba la pantalla de la tele, asaltaron mi memoria las confidencias de Ed y una ola de ternura me invadió. Aquel hombre duro y hermético, dejaba todo por amor a una mujer. Nunca hubiera imaginado que llegase a tener una entrañable amistad con él. Poco a poco el aburrimiento y el sueño fueron invadiéndome. Desperté sobresaltada, hacía frio y la tarrde iba cayendo lentamenate. De repente recorde que ni siquiera había comido y que una fuerte molestia en mi vientre me indicaba que llevaba muchas horas allí encerrada.  Decidí acercarme a la próxima cafetería a tomar un café y visitar el servicio. Todo lo haría muy rápido, pues no tardaría en llegar "el ogro" como últimamente le denominaba en la intimidad.

 Dicho y hecho. Entre mis manos llevaba un recipiente con café con lo que me calentaba las manos, pues estaba con mucho frio, y de repente....

--¡ Oh no ! -. Si, allí estaba paseándose impaciente y nervioso frente a la puerta de la caravana
--Lo siento, lo siento, es todo lo que se me ocurrió decir
--Te dije que no te movieras de aquí, pero claro la señorita hace lo que le viene en gana. Sin duda la tertulia sería de lo más interesante...
--Nooo, tenía que ir al servicio. Ni siquiera he comido, no me he movido de aquí en todo el día. Es injusto lo que dice , he ido a por un café porque me muero de frio, pero a usted todo le da igual, y¿ sabe lo que le digo?, que se acabó, renuncio. No le soporto más. Quédese con su gran sueldo que yo me voy, presento mi dimisión. Mañana ya no trabajaré con usted.  Permítame que coja mi bolso y adiós.

Así lo hice. Él estaba perplejo, no entendía mi reacción y sentía que se había equivocado, que me pedía más de lo que debía.

--¿Dónde vas a ir a estas horas, estás loca? No puedes irte
--Iré andando si es necesario, pero no me sentaré con usted en el coche, ni loca.
--¿Por qué no has entrado en el servicio de la caravana, por qué no has encendido la calefacción, por qué no te has hecho café? No lo entiendo...
--Por temor a que me regañara, pero ha dado igual. De todas formas lo ha hecho y no le aguanto más. No aguanto sus neuras, nunca más. Ahí se queda.

Dando un portazo, salí de aquel recinto mirando a uno y otro lado buscando un taxi que no encontré.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

ENTRADA DESTACADA

La infiel - Capítulo 14 - Luz en la oscuridad

No obstante, y creyendo que James estaría comprometido, quiso escribirle una carta, que entregaría a sus padres y ellos obrasen como mejor ...

ENTRADAS POPULARES