Regreso a Sefarad - Capítulo 13 - Serás la luz de mi vida

Una vez recobrados por la emoción, Aaron, con los ojos llenos de lágrimas dijo a Macarena:

- Por cierto, aún no sé si es niño o niña. 
- Es niña y se llama Luz
-¿ Luz?
- Si, porque cuando todo lo tenía perddo, pensé que ella sería la luz de mi vida
¡ Puedo cogerla un momento ?
- Eres su padre ¿ Cómo no ibas a poder tomarla entre tus brazos?.  Quiero que sepas, que a pesar de nuestros desencuentros, nunca te hubiera prohibido el verla, si es que alguna vez  hubieras llegado a saber de su existencia.



Él acercí el rostro de la pequeña a su cara, haciendo que el bebe se removiera, quizá molesta por el raspar de su barba, a la que no estaba acostumbrada.  La mantuvo unos instantes y después se la devolvió a su madre

.Acostaron a la pequeña Luz y por fin pudieron abrazarse.  Ambos lloraban abrazados, pero ésta vez de alegría.

- He de llamar a mis padres, estarán impacientes por saber algo
-Si, anda llámales y diles que soy la mujer más feliz del mundo, que te quiero, que quiero a mi hija, y que les quiero a ellos, díselo- y lo dijo gimoteando de emoción
-Si cielo, ahora mismo, pero no te separes de mi ni un centímetro.
Llamó a sus padres y fue Judith quién descolgó el teléfono
- Mamá, soy feliz, muy feliz. Tengo una hija preciosa, una mujer a la que adoro y unos padres maravillosos.  No me esperéis, yo las cuidaré, pero os espero mañana temprano. Tengo que deciros mis planes de futuro. Os quiero, Shalom
- Shalom, hijo mio. Nosotros también os queremos y somos muy felices.




Al colgar, Judith se refugió en los brazos de su marido llorando de alegría y tranquilidad.  La breve conversación con su hijo, la había dejado claro que todo estaba solucionado.  Por fin podían estar tranquilos
- ¿ Te das cuenta, mujer, te das cuenta? - dijo Abraham acariciando su rostro.- Rsto hay que celebrarlo.  Así que anda. Hoy haremos turismo por Madrid.

Y tomados de la mano como dos jovenzuelos, recorrieron su nuevo barrio: Lavapiés, La Judería de antaño. Y llegaron lasta la Cava Baja, y comieron en Casa Lucio.  Y paseando por el Madrid de los Austrias, por donde sus ancestros pasearon, llegaron a la Plaza Mayor.  Se sentaron en una terraza y miraron a su alrededor.  Todas las mesas estaban ocupadas por gentes venidas de todas las partes del mundo, con lenguas extrañas que ellos no entendían, y sin embargo si lo hacían los camareros, quizá por la costumbre de atender a tantos extranjeros.



- ¿ Eres feliz ? - preguntó Abraham a su mujer
- Muchio, muchísimo.  Me siento a gusto
-¿ Te das cuenta? Aquí nadie mira a nadie,. Cada uno hace lo que quiere.  No hay soldados con armas patrullando, aunque sí algún policia por los raterillos.  No hya sustos de atentados. La vida s alegre y dinámica.Vendremos más veces a España. Ahora tenemos un motivo más para regresar a nuestra tierra.

Judith se adelantó hacía su marido y le dió un ligero beso.  Después pudorosa miró a su alrededor por si alguien la había visto, lo que causó gracia a su marido
.- No seas tímida, mujer. Aquí todo el mundo se besa.  Creo que es el saludo nacional.  Quizá si tuviéramos más contacto, no tendríamos tantos problemas.

Ya de noche, cogidos de la mano como dos jóvenes enamorados, pasearon por el Viaducto y llegaron a su casa.  No estaban cansados. Habían pasado un día maravilloso.  Ya en la intimidad de su dormitorio, volvieron a ser jóvenes de nuevo e hicieron el amor como hacia tiempo no lo habían hecho.






No dejaban  de mirarse. Con los ojos se decían miles de cosas como para recuperar el tiempo que habían estado separados. Permanecían juntos, sentados uno junto al otro.  Macarena creyó que debía decirle algo, para que todo quedase claro entre ellos y no hubiera más malentendidos

- Cariño, ¿ puedo preguntarte algo?
-Desde luego que si
- ¿ No tienes ni la más mínima duda de que la niña sea tuya?
- Naturalmente que no. Yo mejor que nadie sé que no había nadie en tu vida  Que yo fui el primero
- ¡Pero te fuiste ese mismo día! Yo podía perfectamente haber estado con otro
- No cielo, no lo estuviste. Las fechas coinciden con nuestro encuentro.  Además mi madre dice que se parece a mi cuando nací.  No quiero que hablemos de esto.  Esa niña es tuya y mía



- Ten la más absoluta seguridad de que es así.  Aaron.   Te quiero tanto...
- Lo sé, lo sé y yo también. Daría mi vida por vosotras, porque la vida sois vosotras  . Sé que tendremos que hablar mucho y durante mucho tiempo,  Te respetaré, te cuidaré y te protegeré siempre. No sufras por eso,  mi amor
- Gracias, por ser como eres. Con tu carácter reconcentrado, tu secretismo, con todo, pero eres mi amor y así te quiero

Durmieron abrazados, pero se despertaron pronto,  unos chillidos de bebé avisaba de que eran las 6, hora de tomar su desayuno.  Aaron que no estaba acostumbrado a los bebes, se despertó sobresaltado cuando ya Macarena acomodaba a su hija para darla el pecho
- ¿ Siempre es tan madrugadora?
- Si mi amor, es muy chiquitina y, demasiado que aguanta hasta las seis. A partir de los
tres mesecitos aguantará un poquito más.  Es muy buena.  En cuanto coma, se volverá a dormir. ¿ A que es muy bonita?
- No he visto criatura más preciosa que la nuestra

Y volvió  a abarcar con sus brazos a las dos mujeres de su vida

- Cuando termines de atenderla, nos sentaremos y hablaremos. He pensado en nuestro futuro y quiero exponértelo primero a ti.  Espero me des la opinión y que sea favorable. Es muy importante para mi
- Tardaré un buen rato.  Es muy tragona y luego tengo que cambiarla de ropa, en fin, todo eso
- No importa, no hay prisa.

Sentados uno frente al otro ante el desayuno, Aaron comenzó a explicar a Macarena lo que había pensado para su nueva vida:



- Mañana tengo que regresar a Israel, pero volveré pronto, en cuanto resuelva algunos asuntos, y ya no nos volveremos a separar. Verás. Lo primero que haré será dejar el trabajo y el apartamento en Jerusalén. Una vez resuelto esto, hablaré con Annetta, aunque sabe que venía con el propósito de reencontrarte; creo que debo tener una charla con ella.  Hecho esto, regresaré a Tel Aviv.  Recogeré algunos efectos personales y venderé el apartamento. Visitaré la tumba de Ruth y de sus padres, pondré unas flores en ellas y ese será el último capítulo de mi antigua vida.  A mi regreso a Madrid, lo primero buscaré trabajo y, con el dinero ahorrado más lo que reciba por el apartamento, buscaré un terreno y cultivaré la tierra.
- Cariño ¿ lo has pensado bien? Será para toda la vida
-Lo tengo muy pensado y ¿ sabes qué ? Creo que Benjamín ha jugado una partida a nuestro favor.  Yo creí que lo que él deseaba era volver a Sefarad, de alguna manera, pero no es cierto. Desde donde quiera que esté, ha hecho que sea yo el que regrese al hogar de nuestros antepasados, y sea yo el que hunda mis raíces en Sefarad.  Si lo piensas bien, verás que tengo razón. Primero nos conocimos, nos enamoramos, y engendramos una criatura: la primera raíz.  Tú viajaste a Israel, yo estaba allí, pero no nos encontramos a pesar de estar ambos en un mismo sitio. El nacimiento de la niña, la venida de mis padres y por fin nuestro reencuentro aquí, precisamente aquí ¿ no te parece algo mágico?  Tenemos una hija que lleva la mitad de su sangre judía y la otra es ladina. Nos hemos juntado en ella, hemos vuelto a casa, porque yo desciendo de sefarditas, lo que deseaba mi abuelo que siempre lamentó no haber vuelto aunque fuera de visita.  Pero, ha vuelto con  nosotros    Macarena comprendía la emoción de Aaron y levantándose de su silla, se abrazó a él y juntos fundieron la emoción de ambos.

El timbre sonó y una Macarena risueña y contenta abrió la puerta a Judith y Abraham que siguiendo las órdenes de su hijo venían temprano para desayunar con ellos.  Abraham portaba un junco de churros que mostró a la pareja satisfecho

- Para entrar en ambiente. Estamos en Madrid. Desayunaremos café y churros, ja, ja, ja
- No Abraham, será chocolate con churros, y lo haré ahora mismo- dijo Macarena contenta
- ¡ Qué cambiada está de ayer a hoy !- comentó a Judith, refiriéndose a la muchacha
- ¡ Ay !, el amor, marido, que obra milagros. Y nuestro hijo, Dios le bendiga, le ha cambiado la cara.  Presiento que van a ser muy, muy felices
- Y mi nieta ¿ dónde la tenéis?- preguntó el orgulloso abuelo
- ¿ Me haces un favor, Judith?
- ¡ Claro!,  dime
- ¿ Podéis atenderla entre los dos mientras yo termino de hacer el chocolate?
- Creo que no vamos a poder nacer mucho por ella.  La despensa la tienes tú- dijo Judith riendo
- Entretenedla un ratito mientras preparamos el desayuno. Anda, Ari ayúdame- dijo con una sonrisa refiriéndose a Aaron

Una vez atendida la niña, fue acostada en su capazo y todos se sentaron en torno a la mesa del desayuno.  Aaron expuso a sus padres los planes que tenía. " Ya estamos toda la familia reunida: mis padres, mi mujer y mi hija"

- Como ya le he contado a Macarena, mañana tengo que regresar a Israel.  Liquidaré lo que allí tengo y volveré lo más pronto que pueda.  Os ruego que hasta que regrese os quedéis aquí para cuidar de mis mujeres.  Viviremos en este piso puesto que es más grande, pero conservaremos el de Lavapiés para cuando vengáis a visitarnos, que espero sea muy a menudo.  Con los ahorros que tengo y el dinero que reciba por la venta del piso de Tel Aviv, buscaré un terreno en una zona agrícola y lo compraré para cultivar fruta, a poder ser.  Sé que esto llevará su tiempo, pero quiero fijar mis raíces aquí, con mi familia.  Nos casaremos a mi vuelta, porque ahora no da tiempo, y reconoceré a la niña como hija mía. ¿ Qué os parece?

- Hijo, compruebo que lo tienes muy pensado, pero... Vamos por partes.  Lo primero la niña, mi nieta.  La inscribí en el Registro Civil como hija tuya; no había tiempo, hay que hacerlo en cuarenta y ocho horas después del nacimiento, así que ya está reconocida como tu hija.  El casaros me parece bien, es lo que corresponde y sé que seréis felices, y nos haréis felices a todos nosotros.  Referente al terreno deseo, deseamos ayudaros.
  Os daremos el dinero necesario para comprar el terreno. Crearemos una especie de cooperativa :  exportarás a Israel la fruta que cultives  a nuestra empresa, e importarás nuestros productos, de esta forma todo se queda en casa
- Me parece una idea estupenda- dijo Judith mientras acariciaba la carita de la niña
-¿ Qué opinas, mujer?-dijo dirigiéndose a Macarena
- Pues es una excelente solución- respondió
- Bueno, ahora preparadme el cochecito que nos llevamos a la niña al parque a que la de el aire- dijo Judith achuchando a su marido
En un aparte, Abraham la preguntó:
- ¿ Por qué me achuchas?
- Porque deben estar a solas. Tienen muchas cosas de las que hablar y querrán estar juntos. Anda, tenemos tres horas hasta que Luz tenga que comer de nuevo.


Se abrazaron y besaron intensamente.  Estaban en Barajas y su vuelo salía en poco tiempo.  Aaron no quería separarse de ellas; tomó a la niña en sus brazos y con inmensa ternura le hablaba como si el bebe le entendiera.  Los ojitos de Luz le miraban fijamente y no dejaba de mover sus bracitos, complacida de que su papá le hiciera arrumacos

- ¿ Cómo es posible que haya cambiado tanto nuestras vidas ? A penas han pasado dos días: somos una familia y yo os quiero más que a mi vida - dijo sujetando con un brazo a la niña y con el otro a Macarena- ¿ Sabes una cosa ? eres ya mi mujer, desde hace dos días.  No necesito papeles ni firmas, aunque las tendremos, pero para mi ya eres mi esposa.
Macarena se puso de puntillas y le besó con  los ojos empañados por las lágrimas.  No podía creerse lo que estaba viviendo.  Los abuelos, discretamente, se habían quedado atrás, sabían que ellos tenían miles de cosas que decirse, y que la nueva separación, aunque fuese por poco tiempo, les estaba resultando dolorosa.

Instalado en su asiento, se abrochó el cinturón, y esperó paciente a que el avión despegase.  No sentía ninguna sensación especial por regresar a su antigua vida.  Tenían todo un futuro por delante. Había puesto, sin saberlo, su semilla para el regreso a Sefarad.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

ENTRADA DESTACADA

La infiel - Capítulo 14 - Luz en la oscuridad

No obstante, y creyendo que James estaría comprometido, quiso escribirle una carta, que entregaría a sus padres y ellos obrasen como mejor ...

ENTRADAS POPULARES